Cómo curar las grietas en el pezón

¡Buenos días!

Hoy vengo con un post que tenía muchas ganas de publicar. No porque me haya divertido especialmente escribiéndolo, sino porque creo que puede ser bastante útil. Como ya os dije en su día, durante el poco tiempo que duró mi lactancia probé -sin éxito- muchos productos para intentar que las malditas grietas se fueran y poder así alimentar a mi hija con leche materna, como era mi deseo.

La lactancia muchas veces no es tan bonita como la pintan, o como nosotras mismas la habíamos imaginado. Tener una lactancia dolorosa es algo muy duro y muy pero que muy desquiciante. Creo que sólo las que hemos pasado por ahí sabemos bien de qué dolor estamos hablando, y qué impacto tiene ese dolor físico en tu mente y en tus primeras semanas como madre.

Como ya os dije, yo probé muchas cosas para intentar acabar con las grietas. Mi familia iba todos los días a la farmacia a comprar algo nuevo. Leí todo internet. Mil foros, post en blogs... buscando dar con algo que aliviara el dolor. Es por esto que quiero agrupar aquí toda la información que en su día encontré y que además testé en mi propio cuerpo, para que, como yo, no tengáis que mirar en mil sitios distintos.

Y bueno, antes de empezar a nombrar los productos, voy a haceros un resumen: no hay NADA que acabe con las grietas por sí mismo. "¡Nooooo!!", estaréis pensando muchas ahora mismo, "¿estoy entonces condenada a que amamantar sea así de doloroso siempre?". La respuesta es NO. Como ya habréis leído en muchos sitios, la lactancia materna no DEBE doler, pero esto no significa necesariamente que no DUELA. Este matiz es muy importante: el dolor puede aparecer, pero si aparece es porque existe un problema.

Y el quid de la cuestión es que mientras no identifiquemos ese problema, el dolor seguirá ahí. Voy a poneros un ejemplo: supongamos que estrenas unos zapatos que te hacen daño. Si te los pones varios días seguidos, acabarán haciéndote herida. En este caso, si tú quieres quitar la herida, no servirá de nada que cuando llegues a tu casa te quites los zapatos y te eches una crema estupenda en el pie y cuando vuelvas a salir a la calle te pongas otra vez esos mismos zapatos. Mientras no hagas alguna variación en el origen del problema, sus consecuencias seguirán estando presentes.

"¿Qué me estás diciendo, que deje de dar el pecho, ésa es la única solución?". Una vez más, no. Lo único que estoy diciendo es que debes identificar el problema. Y aunque me gustaría dejar muy claro que yo no soy sanitaria ni nada que se le parezca y que lo que yo te vaya a decir aquí no sustituye la información de ningún profesional (aunque a ver con qué profesional das, porque desgraciadamente hay muchísimo personal sanitario que no tiene ni idea de lactancia, y así nos va), durante este tiempo sí que he aprendido unas cuantas cosas, y son que el dolor en los pezones suele venir fundamentalmente por tres motivos: mala posición de la madre al dar de mamar, mal agarre del niño al pecho o existencia de frenillo lingual corto.

Esto último, el frenillo corto, era lo que le pasaba a mi hija: su lengua estaba totalmente anclada al paladar, con lo cual, no podía succionar bien y a mí me hacía muchísimo daño. Y aquí viene a colación el ejemplo que puse anteriormente: hasta que yo no me di cuenta de que era eso el origen del dolor, no pude empezar a curar mis pezones, porque por muchas cosas que yo les echara, el frenillo de mi hija seguía estando ahí, y seguía martirizándome.

"¿Y cómo sé cuál es mi problema?", os preguntaréis muchas. Pues mi consejo es que os dejéis guiar por expertos. Y me encantaría decir que si vais a vuestro médico, ginecólogo o matrona van a saber ayudaros, pero por desgracia no siempre es así (con la matrona probablemente tendréis más suerte, podéis empezar por ahí), así que yo iría a lo seguro: acudiría a un grupo de lactancia o contactaría con una asesora certificada de lactancia. Por desgracia, esto tampoco es fácil en todos los casos, porque grupos de lactancia no hay tantos y asesoras aún menos. Aquí os dejo un enlace con todos los grupos de lactancia de España y aquí otro con las asesoras.

Si ninguna de estas dos opciones es posible, quizás pueda ayudaros quedar o hablar con alguna amiga o familiar que haya tenido una lactancia exitosa. Yo, por si acaso, voy a hacer un repaso de todos los productos que probé y que puede que os recomienden, para ahorraros el trago y que vayáis a lo práctico:

- Purelan: este famosísimo producto de la marca Medela hecho de Lanolina NO SIRVE PARA NADA, aunque, desgraciadamente, está muy extendido. Tanto es así que en los hospitales cuando dices que te duelen los pezones te dan muestras de Purelan (en mi caso, esta fue la única ayuda que obtuve en mi hospital en lo que a lactancia materna se refiere). Yo me lo echaba y aquello no servía para nada, solo me pringaba y se me quedaba pastoso al mezclarse con la sangre de las heridas. Un cuadro. En los grupos de lactancia a los que fui algunas madres hablaban de que les había servido, pero yo creo que era más bien que los pezones ya les estaban mejorando por sí mismos y ellas lo achacaban al Purelan. De hecho, en uno de los grupos a los que acudí, la asesora dijo que desde hace tiempo se venía pensando que este producto no hacía nada, pero bueno, que tampoco pasaba nada por echarlo si te quedabas más tranquila o si querías intentarlo, pero que en los últimos años se había comprobado que no sólo no hacía nada, sino que era perjudicial, porque obstruía los conductos. En resumen, que yo creo que no sirve para nada, sólo para seguir frustrándote porque no consigues que se vaya el dolor por muchas cosas que pruebas. Aún así, muy probablemente os lo van a recomendar, y si queréis probar, pues oye, probad, pero yo diría que no hace nada. Para lo que sí sirve el Purelán, y esto también lo comprobé, es para fijar las pezoneras al pecho y que no se despeguen una vez vas avanzando la toma (de las pezoneras hablaré más adelante).

- Parches de hidrogel de Medela: de la misma marca que el Purelan, estos sí que alivian. Y ojo, uso el término "alivian", y no "curan", porque es que realmente no curan. Como os he dicho, sólo os curará diagnosticar el origen de vuestro dolor y actuar sobre él. Estos son unos parches de hidrogel que están fresquitos y dan una sensación de alivio instantáneo en el pezón que es muy agradable. Cuando llevas varios días - o semanas- que te duele hasta que el aire te roce los pezones, ponerte estos parches es una sensación muy placentera. El problema es que el alivio se queda sólo en eso, en alivio. Alivian pero no curan, porque lo que necesitan los pezones para curarse es estar al aire y secos, sin echarles absolutamente nada, y estos parches lo que consiguen es justo lo contrario: no sólo no dejarlos al aire, sino además mantenerlos en un ambiente húmedo, y esto para las heridas es fatal. Así que, en definitiva, por muy buenos que parezcan al principio, no os los recomiendo.

- Apósitos Nursicare: he aquí el único producto que de verdad recomendaría y que sí considero que funciona. Se trata de unos apósitos, una especie de almohadillas, que secan el pezón pero que a su vez lo van curando. La pega es que son muy difíciles de encontrar. Yo, de hecho, no los encontré en ninguna farmacia, cosa que no entiendo, porque ya os digo que es lo único que considero que funciona (si algún farmacéutico me está leyendo, por favor, que los pida para su farmacia y que cuando venga alguien preguntando por qué echarse en los pezones le dé esto, en lugar del dichoso Purelan). Yo los compré por en Amazon. Otra pega que tienen es que son carillos: el pack de seis apósitos cuesta 27,50 €, aunque son reutilizables, no de un solo uso.

Y hasta aquí. Nursicare es el único producto que recomiendo. Todo lo demás NO funciona (tampoco echarte tu propia leche en las grietas, por cierto). Pero por encima de todo lo que más recomiendo es que dejéis el pecho al aire, sin nada, para que la herida se seque y se cure. Yo lo que hice fue cortar a la altura del pecho una camiseta vieja que tenía, y así iba por casa, con las tetas al aire todo el día. Y para salir a la calle, las Nursicare, aunque también sirven unos protectores de pezones que hay que yo nunca llegué a probar pero que sirven para que no te roce la ropa en la herida y veas las estrellas. Y mientras se os curan los pezones, una vez ya identificado el problema de origen y habiendo actuado sobre él, para aliviar el dolor al dar el pecho mientras el niño mama, yo usaría unas pezoneras. No pasa nada por tener esa “interferencia” unos días hasta que se os curen las heridas. Es mi opinión. Por cierto, que yo probé las pezoneras de Suavinex y las de Medela, y las que más me gustaron fueron las de Medela

Por último, deciros que si tenéis problemas con la lactancia, os recomiendo que os hagáis con algún libro de lactancia, donde probablemente encontraréis respuestas a muchas de vuestras dudas. En mi post de qué leer durante el embarazo os hablé de varios. Y sobre todo, reiterar que nada de esto funcionará si no dais con el origen de vuestro problema, la causa primera que os hace tener grietas o sentir dolor al dar de mamar, y para esto, lo mejor es un grupo o asesora de lactancia.

Espero sinceramente que este tocho os sirva de algo y que consigáis dar el pecho a vuestro hijo sin sufrir. 

Un abrazo,

Clara.


Si has leído este post, quizás te interesa este otro:


Comentarios

  1. Buenos días y gracias por hablar de las diferentes opciones para curar grietas,

    Desde Nursicare simplemente queremos decir que hacemos todo lo posible para llegar a todas las farmacias (recientemente estamos en el sistema CORE de Cofares) y la razón principal es porque sabemos que cuanto antes llegue Nursicare a la mamá con dolor, antes se le pasará y volverá a disfrutar de la lactancia.

    Para subsanar esa pequeña deficiencia, desde nuestra pagina WEB enviamos el Nursicare directamente a casa sin coste adicional por mensajero en 24 horas.

    Recordad que el apósito se puede reutilizar hasta que se sature de leche materna así que va a depender de las fugas que tenga cada mamá. A mi mujer le duraban una semana porque no tenia fugas. Hay mamás que se retiran el apósito cuando notan que se les sube la leche.

    Para cualquier duda o pregunta, estamos disponibles en FB, Instagram y LinkedIN o directamente en el teléfono 917330267.

    Un saludo, Valvanera

    ResponderEliminar
  2. hola Vera! Pienso de igual modo. Soy mamá desde hace un mes y pese a que el agarre lo tengo ya bien instaurado, los pezones no dejan de dolerme sobremanera, y es que mi pequeña subciona muy intensamente y se me irritan los pezones con facilidad. Los parches son una maravilla, hata ahora lo que mejor me esta funcionando, eso y el aceite de oliva puro a ratitos, aunque tengo que confesar que son los que menos, ya que siempre voy con los parches. Probé purelan, parches de gel y crema...y nada. Los recomiendo sin duda, yo los he encontrado en farmacia antes de dar a luz, aunque esta ultima vez ya los compre en amazon por comodidad.

    Gracias por tu post!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario