Comparativa de biberones: Dr. Browns, MAM y Everyday Baby

Como algunos ya sabéis, mi hija se alimenta a base de biberones de leche de fórmula.

Cuando dejamos la lactancia materna y nos pasamos al biberón, yo no sabía muy bien cómo funcionaba esto, ni qué biberones eran los mejores ni nada de nada. Empecé utilizando algunos que me habían regalado y luego bajé a la farmacia y compré los que Dios me dio a entender. El resultado fue que, durante las primeras semanas, cada toma se la daba con un biberón distinto, y eso no está bien, porque básicamente es como si cada vez que come le cambiaras de pezón. Tu bebé desarrollará una preferencia por un biberón u otro en base a múltiples consideraciones, y tú tienes que agudizar tus sentidos para ver cuál es el más adecuado para él.

Cuando en la descripción del blog digo que "mi maternidad no habría sido igual sin Internet" es porque verdaderamente es así, y concretamente, en el tema de los biberones, he pasado muchas horas leyendo recomendaciones y opiniones acerca de una u otra marca. Así que he decidido agrupar todo mi tiempo de investigación en este post, que creo que puede ser francamente útil para muchos padres.

Como os he dicho, probé muchos biberones. Algunos de los que probé durante aquellas primeras semanas y que por h o por b no tuvieron éxito fueron los de Suavinex, Canpol Babies o Philips Avent. Paso ahora a enumerar los que sí me han gustado, con sus defectos y virtudes, porque ya os advierto que el biberón perfecto, el que me guste por absolutamente todo, aún no lo he encontrado. Y si me ha gustado a mí, a Vera no, así que no hay tutía.

Vamos allá:

Biberones Dr. Browns

Puntos a favor


-El principal y más importante punto, y por el que me decidí a comprarlos, es su sistema anti cólicos. Es el más eficaz que he visto. Muchos biberones tienen -o dicen tener- sistemas anti-cólicos,  pero yo creo que ninguno es tan bueno como este. Cuando Vera se pasó a los biberones fue cuando empezaron los cólicos, y como estoy segura que muchos de vosotros sabréis, son una cosa desesperante [os recuerdo que hice un post sobre un producto que SÍ funciona contra los gases]. Dentro de lo que cabe, estos biberones ayudaban a mitigarlos un poco y eso para mí marca claramente la diferencia. Por cierto, que hay otra marca, Bebé Due, que tiene un sistema muy similar. Yo no los he probado pero diría que son prácticamente iguales y las referencias que tengo por gente que los ha probado son bastante buenas.

-Otro punto a favor es que esta marca fabrica en cristal. Tengo la manía de comprar los biberones de cristal, y hay algunas marcas que no dan esta opción. No es que pase nada por comprarlos de plástico (siempre que sean libres de BPA), y en realidad, a veces es incluso mejor porque pesan mucho menos, pero bueno, a mí me gustan más así (al ser de cristal también son más caros, claro).

-También está bien la gran variedad que hay en los distintos tipos de tetinas. O bueno, más bien en los distintos niveles de flujo de sus tetinas. Esto es algo que a mí me llevó un tiempo descubrir y que es un clásico error de novata pero que, una vez más, en Internet encontré la solución. Los biberones vienen por defecto con la tetina 1, que sería la de recién nacidos. Y luego están los niveles 2 (a partir de 3 meses), 3 (a partir de 6 meses), 4 (ellos dicen "para bebés más comilones"), y también la tetina con forma de Y, que en principio es para cuando das cereales y no se recomienda hasta los 9 meses. Cuando Vera tenía dos meses y medio se quedaba dormida después de un montón de tiempo chupando el biberón, y luego cuando se lo quitaba, resulta que había comido poquísimo, y al poco rato de terminar ya tenía hambre enseguida. Resultó que la tetina 1 ya se la quedaba obsoleta, tenía que hacer mucho esfuerzo para succionar, se agotaba y se dormía sin haber comido lo suficiente. Fue pasar a la tetina 2, y oye, mano de santo, comía en 10 minutos lo que antes tardaba una hora (sí, una hora, era desesperante) en comer. Y esto va avanzando según va pasando el tiempo. Ya vamos por la tetina 3. Por cierto, que cuando empecéis con los cereales tendréis que ir investigando con las tetinas, porque la densidad de la leche cambia y, con ello, deberéis pasar a una tetina con un agujero mayor. 

Puntos en contra

-El principal punto en contra que encuentro es que la leche SE SALE. Sí, se sale, y esto es MUY exasperante. Creo que es por la gomita verde del sistema anti-cólicos, pero la leche se va saliendo poco a poco y te va pringando a ti, al bebé, al sofá y todo lo que encuentra en medio. Esto es para mí lo peor de estos biberones y lo que me ha hecho buscar otra marca, pero ya os adelanto que seguimos usando estos a día de hoy. También os digo que cuando se está saliendo la leche, si paras (mientras el bebé grita y llora quejándose porque le has quitado el biberón, sí), y quitas el palito y la gomita verde y lo vuelves a meter, ves cómo la leche que se estaba saliendo se vuelve a meter para dentro y puedes continuar. Como contrapartida os diré que esto de que la leche se salga dura "solo" unos meses, porque cuando empiezas con los cereales, al ser más densos, ya no se salen. 

-El segundo punto en contra es que, precisamente por el sistema anti-cólicos de esta marca, se trata de un biberón que tiene muchas piezas, y la verdad es que esto es una lata para fregarlos (o para que quepan en el esterilizador, ya que ocupan mucho más espacio). Esto, como os digo, es una desventaja para mucha gente, aunque a mí ya me da un poco igual porque tengo ya tal destreza fregando biberones que lo hago sin pensar, y tardo poco más de un minuto por biberón (por no hablar de que muchas veces los lavo en el lavavajillas y entonces me da igual). 

-El último punto en contra para mí es que la tapa del biberón, una vez que la cierras, en ocasiones está muy dura y cuesta mucho, pero mucho, abrirla. Yo ya lo que hago es no cerrarla: pongo la tapa y lo agito sin cerrar.

EN RESUMEN: a pesar de los defectos que acabo de mencionar, son unos biberones muy buenos y para mí el punto diferencial es el sistema anti-cólicos. Es por esto por lo que empezamos a usarlos y por lo que continuamos haciéndolo. No porque siga teniendo cólicos -afortunadamente ya se fueron- sino porque ya se ha acostumbrado a ellos y a su tetina. Una vez que se fueron los gases he intentado un par de veces probar otras marcas, pero Vera ya está hecha a estos y con los otros no traga igual y le vuelven los gases, y eso sí que no. Pero vamos, que mi valoración final es buena a pesar del tema que se salga el líquido, para mí esta marca fue determinante en los gases y por eso creo que compensa sus defectos. Puedes comprarlo aquí

Biberones MAM


Esta es una marca que probé porque me los dejó una persona muy cercana a mí, ya que sus hijos utilizan estos biberones. No llegué a comprarlos nunca, pero sí los usé varios días seguidos y la verdad es que me gustaron bastante, y diría que a Vera también, sólo que uno de los días tuvo una toma muy mala con ellos y yo preventivamente volví a nuestros biberones de siempre (Dr. Browns) por si acaso. Pero bueno, esto en realidad no tiene nada que ver, porque todos sabemos que una toma mala puede ocurrir en cualquier momento y con cualquier biberón.  

Puntos a favor

-El primer punto bueno, y por el que me animé a salirme del universo Dr. Browns, es que estos biberones no se salen. Y oye, qué gusto.

-También está muy bien que estos biberones se auto esterilizan. Se desmontan y se vuelven a montar sobre sí mismos, los metes al microondas y se esterilizan ahí al momento. Esto a mí ahora ya me da igual, porque nosotros desde que Vera cumplió los dos meses ya no esterilizamos, pero al principio sí lo hacíamos, y es un rollo. Con estos, después de cada toma, al microondas y listo. 

- Esta marca también cuenta con un sistema de ventilación anti-cólicos que, aunque no es igual que el de Dr. Browns, diría que también es bastante efectivo, porque aunque Vera los probó cuando ya le quedaban pocos gases, por aquella época a veces también le daban, y no fue así tampoco con estos biberones en ninguna de las tomas que hizo con ellos.

-MAM también tiene modelos en cristal, aunque estos no se autoesterilizan.

-Respecto a las tetinas, también hay bastante variedad: hay tres niveles distintos y, además, otra en X para líquidos más espesos.

Puntos en contra

-La tetina de estos biberones es muy particular. Esto, de hecho, no es un punto en contra por sí mismo, porque yo creo que la tetina en sí es buena, y por lo que he leído va muy bien para el paladar, lo que pasa es que si tu bebé ya está acostumbrado a una tetina concreta, igual luego le cuesta cambiar (aunque a Vera no pareció importarle mucho, la verdad). Otro punto bueno de esto que es la marca MAM también tiene chupetes cuya tetina es exactamente igual que la de sus biberones, con lo cual, supongo que los bebés que utilizan estos biberones cogen este chupete más fácil, y esto es muy útil (ya hemos hablado aquí del drama que es que tu hijo no coja el chupete).

-Otra cosa que no termina de entusiasmarme de esta marca es que, precisamente por esa función auto esterilizadora, que hace que se abran por la parte de abajo, al final lo que pasa es que, como los de Dr. Browns, tienen muchas piezas, y también tardas bastante en limpiarlos.

-Finalmente, otra cosa que no me gusta es que los que son anticatólicos tienen la parte de abajo más bien opaca, por lo que no se ven bien los números de medición estos para saber cuánto ha comido el bebé, con lo cual, hasta que no terminas de cogerle el tranquillo y haces tus cálculos (en la parte de abajo hay 30 ml, así que a ojo lo puedes intuir) no sabes exactamente cuánto ha tomado.

EN RESUMEN: creo que son unos biberones que están muy bien y son muy cómodos. Eso sí, de usarlos yo los usaría desde el principio, porque luego quizás una vez que el bebé ya está acostumbrado a otra tetina y puede que ya no quiera esta. Pero puede que si yo los hubiera descubierto antes hubiera empezado a usar estos en lugar de los de Dr. Browns, porque creo que el anti-cólicos funciona y lo de que se auto esterilicen es un puntazo. Puedes comprarlo aquí

Biberones Milkhero de Everyday Baby

Esta es una marca bastante nueva en España que no se conoce mucho y de la que encontré poca información online, así que creo que por eso este post puede ser especialmente útil. Compré un biberón de prueba una vez que a Vera ya se le había pasado definitivamente la fase de los cólicos (por aquello de que me desesperaba mucho que la leche se saliera de los de Dr. Browns) , pero a día de hoy no lo estamos usando, aunque creo que los biberones son muy buenos, y os cuento por qué:

Puntos a favor

-Se trata de una marca que fabrica en cristal. Este fue uno de los principales puntos que me hizo decidirme a probarlos. Además, es un cristal especial - borosilicato ligero- que pesa muy poco. Y es que el hecho de que los biberones sean de cristal hace que pesen bastante, lo que suele ser un "contra". Sin embargo, los de esta marca son bastante ligeros. De hecho, si lo comparas con otro biberón de cristal de otra marca (yo cogí este con una mano y con la otra uno de Dr. Browns) se nota la diferencia de peso.

-No se rompen. Bueno, no es exactamente que no se rompan, sino que no se astillan, es decir, que si se te caen al suelo y se rompen, la silicona que recubre el biberón contendría la rotura y no se caerían todos los pedazos al suelo. Además, esta silicona que recubre el biberón hace que sean más fáciles de coger y no se "resbalen".

-Tienen sensor de temperatura. Una de las cosas que más me preocupan cuando le doy el biberón a Vera es la temperatura. Casi siempre me pienso que está demasiado caliente y en realidad creo que a veces se lo doy demasiado frío por miedo a que se queme, y eso que nunca se ha quemado. Así que el hecho de que el propio biberón "te avise" de cuando está muy caliente me parecía una buena idea. Básicamente, lo que hace es cambiar de color: se pone blanco cuando la temperatura del agua supera los 40º (aunque yo diría que es algo menos, porque yo se lo he dado con el sensor activado porque me parecía que estaba correcto de temperatura y Vera se lo ha tomado tan pancha).

- Se supone que tiene un sistema anti - cólicos integrado en la tetina, aunque yo esto tampoco lo sé valorar bien porque cuando se lo di a Vera a ella ya se le habían ido los gases.  No sé qué tal funcionaría en la época en la que los cólicos están en su máximo apogeo.

-Otra cosa que tiene es una rejilla anti- grumos, que yo en su día no la usé (puedes quitarla) porque aún no la veo necesaria, pero quizás para los cereales, cuando leche sea más espesa, vendría bien.

-También me gusta que la tapa del biberón se abre muy fácilmente, a diferencia del de Dr. Browns, y por último, por qué no decirlo, que son unos biberones muy bonitos.

-También tiene bastante variedad de tetinas. Concretamente, hay tres tamaños distintos: estaría la talla S (para bebés de entre 0 y 3 meses), la M (bebés de entre 3 y 6 meses) y la talla L (bebés mayores de 6 meses). Luego estaría la tetina de flujo variable, que en principio sale "según el bebé pida", y debe ser para bebés mayores de seis meses. El problema es que a mi hija la talla M, que hubiera sido la adecuada para su edad, le salía demasiada leche y no podía tragársela a buen ritmo, con lo cual, cogía aire y le daban gases, y la talla S le salía muy despacio. En cualquier caso, tengo claro que esto no es porque las tetinas sean malas en sí mismas, sino porque mi hija ya está acostumbrada a una tetina muy concreta (la de Dr. Browns), y su forma y su nivel de flujo es el que a ella le gustan.

Puntos en contra

-Es un biberón bastante caro comparado con otros. En su web los venden a 20 €. 

EN RESUMEN: En realidad, su precio me parece su única desventaja, porque por lo demás me parece que se trata de un biberón muy bueno y completo. Yo no lo estoy usando porque, como ya he dicho antes, Vera ya está acostumbrada a las tetinas de Dr. Browns y no sabe tragar bien en las otras. Como opinión general recomendaría este biberón. No sé qué tal sería el sistema anti-cólicos en la época fuerte de los cólicos, la verdad, porque en principio me da mas confianza el sistema de Dr. Browns o el de MAM, pero este quizás también está bien.

Y hasta aquí las opiniones de los tres biberones que más me gustan del mercado. Espero haberos orientado un poco. En realidad, creo que con cualquiera de los tres acertaréis, todos me parecen muy buenas marcas. El asunto, ya sabéis, es que una vez que un bebé le coge el punto a una marca en concreto luego no es fácil cambiarles a otro modelo. Puedes comprarlo aquí

Productos que harán tu vida más fácil si das el biberón

A continuación voy a daros un par de truquitos que puede que os sirvan si vuestro bebé se alimenta con lactancia artificial. Algunos son bastante evidentes pero otros me ha llevado mi tiempo descubrirlos, así que, vamos con ello...

-Dosificadores: básico entre los básicos. Creo que no estoy descubriendo la pólvora si os digo que debéis haceros con unos, para poder dar el biberón a vuestro hijo fuera de casa. Yo tengo estos de Suavinex pero más tarde descubrí que en Mercadona los tienen igualitos (y más baratos, claro). Yo al principio lo que hacía era tener los dosificadores listos para todas las tomas y así iba más rápido: preparaba el agua y dosificador dentro, y listo. Muchas veces tenía que preparar el biberón con Vera cogida en brazos, y tener los dosificadores listos me ayudaba mucho. Ahora ya esto no es necesario porque Vera tiene más paciencia y no se pone tan histérica esperando el biberón... pero durante un tiempo fue de gran ayuda, especialmente cuando estás sola y no tienes a nadie con quien dejar al bebé mientras tú preparas el bibe.


-Termo: otro básico. Nosotros antes teníamos otro, de la marca Bebe Dúe que me cargué intentando esterilizarlo, porque fundí una de sus piezas de plástico, gran idea, Clara. Pero la verdad es que no me dio mucha pena, porque se salía el agua. Y qué queréis que os diga, yo todo lo que le pido a un termo es que aguante el calor y no se salga el agua, así que... Al final fui a Decathlon y compré este por 6,99 €. Y oye, estupendo, no se sale ni gota, y mantiene genial la temperatura.

-Hervidor de agua: creo que esto es lo menos evidente de todo y lo que más recomiendo. Comprar un hervidor de agua nos ha dado muchas comodidades. El agua se calienta en un momentito (de verdad, apenas unos segundos) y no tienes que estar calentando el agua al fuego en un cazo, donde además tienes el riesgo de que le caiga algo y se ensucie. Y si os vais de viaje es de lo más útil: muchas veces en las habitaciones de hotel no hay cocina, pero con esto sólo necesitaréis un enchufe para poder preparar el biberón. También viene muy bien para por la noche, cuando los bebés aún se despiertan a hacer la toma nocturna: si te dejas el hervidor de agua con el dosificador preparado en la habitación, tendrás el biberón listo en un momento y no tendrás que levantarte para ir a la cocina. Nosotros compramos este y la verdad es que estamos muy contentos con el resultado. 

-Cepillo limpiador de biberones: otro básico. Te vas a hartar de fregar biberones, así que, mejor que tengas un cepillo especial, que es mucho más cómodo que un estropajo normal. Yo tengo uno de Dr. Browns que compré en una farmacia, pero la verdad es que más tarde vi que también lo tenían en Mercadona, y si lo llego a saber antes me compro ese, porque además de ser más barato tiene también un mini cepillo para limpiar la tetina. 

Y por cierto, una última cosa, me da casi vergüenza decirlo porque igual es muy evidente, pero oye, a mí me llevó dos meses descubrirlo, así que por si acaso lo comento por aquí: yo al principio hacía las "medidas rasas" de los cazitos de leche de fórmula con un cuchillo, es decir, llenaba la cuchara y el "sobrante" lo quitaba pasando por encima un cuchillo. Un día una persona me vio hacer el biberón y me dijo: "¿y por qué no lo haces con el propio bote?", y me enseñó cómo con el reborde metálico que queda cuando quitas la tapa metálica que hay que quitar para abrir el bote puedes hacer las medidas rasas. Me reí mucho por llevar tanto tiempo haciendo el primo y, desde entonces, oye, qué cómodo.

Pues nada, hasta aquí mi Enciclopedia sobre los biberones. Espero que os sirva y os haya dado ideas. Ya me contaréis.

Un abrazo, ¡y gracias por leer!


Clara

Si has leído este post, quizás te interese:

La fajita que calma los cólicos del bebé


Comentarios

  1. Para abrir fácilmente la tapa protectora del biberón Dr Brown debes coger con ambas manos, una en el biberón y la otra en la tapa haciendo como si desearas partirlo en 2 y sale inmediatamente sin dañar el biberón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario