Los regalos de cumpleaños de Vera


Hola de nuevo!

El otro día os preguntaba en Instagram si os gustaría saber qué juguetes ha recibido Vera por su cumple, y ganó mayoritariamente el sí, así que, allá vamos.

No sé si sabéis que yo soy una entusiasta de los juguetes. Siempre me han gustado. Obviamente, me gustaban cuando era pequeña, pero también de mayor, incluso antes de tener a Vera no era raro que me parara frente a los escaparates de las jugueterías a ver qué era lo que más me gustaba. Pero desde que he tenido a Vera, veo juguetes por todas partes, es una locura, hay tantos que me gustan...

Conjugar todo ese furor juguetero con no querer que tu hijo viva en una abundancia excesiva (esto, en realidad, es imposible, solo por nacer donde ha nacido Vera ya es una privilegiada, pero bueno) que lo convierta en alguien que no valora las cosas y en un niño frustrado (no voy a entrar más aquí, ya hay bastante información sobre qué pasa con los niños híperregalados para quien le interese) os aseguro que no es fácil, y más cuando tienes familias que por ambas partes están deseando regalar. Estoy segura de que muchos sabéis de qué hablo. Pero, por suerte, nuestras familias han claudicado de buen grado y han aceptado que sus regalos fueran básicamente decididos por mí, así que, desde aquí: ¡gracias! Quizás -y solo quizás- el año que viene abriré la mano y podréis elegir vosotros :) (es broma, lo haré, porque soy consciente de que en elegir y pensar un regalo para un ser querido también hay una parte emocional muy importante y a la que tienen derecho). 

El caso, rollos aparte, aquí van los regalos, que al final han sido más de los que en un principio quería, pero bueno. En cualquier caso, Vera nunca va a jugar con todos ellos al mismo tiempo, porque yo siempre le voy rotando sus juguetes y nunca los tiene todos a la vista. De manera "permanente" sólo tiene sus cuentos e instrumentos musicales, pero juguetes no tiene más de dos o tres. El resto, se los voy guardando - o "embargando", como digo yo- y a los pocos días los vuelvo a cambiar.

Me hubiera gustado esperar a que Vera hubiera usado todos sus regalos para escribir este post, porque eso me daba una nueva perspectiva sobre los juguetes, pero no voy a poder hacerlo porque va a pasar muuucho tiempo hasta que Vera los reciba todos; ya que se los voy dando muy poco a poco. Pero como me parecía que estaba muy bien publicar este post antes de Navidad, pues no ha sido posible que los haya "testeado" todos antes, qué le vamos a hacer.

En fin, que vamos al lío, estos son los regalos, que me enrollo y no acabo nunca. Pero antes, una ultimísima aclaración -lo prometo- y es que aunque creo que es obvio, ya que esto no lo lee ni el tato, me gusta siempre dejar claro que ninguna marca me ha regalado nada de lo que aparece aquí, sino que todo todito lo hemos comprado nosotros con nuestro propio dinero. 

Ahora sí que sí, estos son los juguetes: 

Mamaluz

-Caja de luz. Es lo que le hemos regalado nosotros. Estuve dándole vueltas a si regalársela o no, porque no sabía si era todavía muy pequeña, pero al final nos animamos. Soy una ansias. En realidad es que bueno, la mesa de luz es básicamente estimulación sensorial, y esto es perfecto para los bebés. 




-Materiales para la mesa de luz. Quienes tengáis una mesa de luz o estéis pensando en adquirir una sabréis que tener una mesa de luz sin materiales es como no tener nada (esto era una de las cosas que me echaba para atrás del tema mesa de luz, me daba mucha pereza "abrir ese melón", porque sabes que tienes que gastarte dinero en comprar materiales, o invertir tiempo en hacerlos tú misma y, sea como fuere, currártelo todo un poco. Pereza mortal. Pero bueno, al final, aquí estamos, porque además de una ansias soy una motivada. Por suerte, en Internet hay muchísima información y recursos gratuitos). El caso, que buscando cosillas -que no son precisamente baratas- de todas las que vi, las que más me gustaron fueron estas formas geométricas planas rellenas de gel y purpurina, que llaman mucho la atención y quedan muy bonitas vistos a la luz. Los cogimos en Alupé juguetes. Y por ahora, esos son los únicos materiales "oficiales" que tenemos, aunque ya veréis que prácticamente todo lo que hemos comprado puede servir para la mesa de luz, porque en realidad, casi cualquier cosa puede servir.


-Bloques sensoriales. Estos los tenía fichadísimos desde hace meses. Son unos bloques de madera preciosos, rellenos de distintos materiales (arena de colores, líquido, bolitas que hacen ruido y paneles translúcidos). Vera juega bastante con ellos, aunque no os creáis que haciendo construcciones pacientemente, sino lanzándolos por ahí (yo sufro) y moviéndolos mucho para ver qué ruido hacen. 


-Paneles sensoriales. Otra cosa que tenía fichada desde tiempos inmemoriales. Se trata de unas placas con dos asas para que el bebé agarre con sus manitas. Tres de ellas son de colores, otro es una lupa, otro es un espejo normal, y otro uno cóncavo y otro convexo. Son geniales, aunque Vera todavía no tenga la paciencia para pararse a darse cuenta de las diferencias que hay entre el espejo normal y el convexo, o a mirar detenidamente con la lupa. Ya llegará. Este juguete, como casi todos los que le han regalado, podrá usarlo durante años. 



-Torre para ensartar. Era otra de las cosas que tenía claro que quería para este año de Vera, algo para ensartar, una habilidad muy necesaria para trabajar la motricidad fina. Y mi hermana encontró esta tan cuqui de la marca Small Foot que además tiene un puzzle dibujado en ella. ¡Monísimo!

Por último, como no podía ser de otra manera, por su cumple a Vera le regalaron cuentos, pero eso ya os los iré enseñando poco a poco en Instagram usando el hashtag #loscuentosdevera.

Así que nada, hasta aquí por hoy, espero que os hayan gustado los regalos tanto como a Vera, y como a mí.

Sin más, gracias por leer, y por si no vuelvo a aparecer por aquí hasta el año que viene, os deseo que paséis unas Felices Fiestas al lado de los vuestros. ¡Feliz Navidad y feliz 2019!

Un abrazo,

Clara.
Si has leído este post, quizás te interese:

El cubo Pikler y la teoría del movimiento libre

Comentarios