Cuentos para educar en diversidad y contra el racismo

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis? 

Bueno, pues hoy vuelvo con un post enmarcado dentro de mi ya habitual temática “loca de los cuentos”. 

Los que me seguís habitualmente supongo que me habéis escuchado últimamente decir que estoy intentando hacer la biblioteca de Vera un espacio de inclusión e diversidad. En realidad, aunque parece algo así como un propósito en firme, tampoco lo es tanto: simplemente soy muy consciente de que los cuentos son un recurso poderosísimo para aprender y transmitir valores, y quiero aprovecharlo. Pero sin más, no es que sea una obsesión, nosotras leemos para disfrutar, y todos los cuentos que aquí recomiendo tienen esa finalidad. 

El caso es que igual algunos de vosotros me habréis escuchado más de una vez decir que no me gustan los que llamo “cuentos finalistas”, conductistas o didácticos, como se les quiera llamar. Y con esto me refiero a aquellos en los que se ve claramente que su propósito es enseñar algo, tipo “Mi primer libro de los números”. Me parece que son cuentos que desprecian el valor de leer por leer, de leer por placer, y que olvidan una de las premisas más importantes a la hora de leer cuentos: si al niño le gusta ese cuento, irremediablemente aprenderá cosas de él, aunque no sea un cuento diseñado específicamente para “aprender”. En fin, no sé si se entiende lo que quiero explicar.

Cuando hablamos de cuentos “temáticos”, en este caso, con la temática diversidad / lucha contra el racismo y los prejuicios etc., nos encontramos también esa doble vertiente: aquellos cuentos en los que se ve claramente que la temática es mostrar la diversidad y, por así decirlo, que el niño la asimile, o aquellos cuentos en los que la diversidad es, en realidad, la temática central del cuento, pero esta es tratada de una forma más sutil y transversal, no tan evidente. A mí, aunque los primeros también me gustan, en general me decanto más por los del segundo grupo. Suelen ser cuentos más bonitos y más fáciles de entender para los niños más pequeños, que no están tan “contaminados” por los prejuicios de los mayores.

Y bueno, todo este rollo para introduciros mi lista de cuentos favoritos en este tema. Como siempre digo cuando hago mis listas, están todos los son pero no son todos los que están. He seleccionado los que más me gustan a mí, pero evidentemente hay muchos más que me gustan. Algunos de ellos los tenemos, otros los hemos sacado de la biblioteca, otros están apuntados en la lista para el futuro y otros no creo que lleguemos ya a tenerlos nunca porque ya se quedan demasiado pequeños para Vera. 

En la lista hay incluidos cuentos en español y en inglés, porque he encontrado preciosidades que aunque no están traducidas no podía dejarlas pasar. 

Y ahora sí, por fin, vamos con la lista:



Mis amigos, editado por Carambuco. Un cuento chulísimo para bebés. Lo sacamos en su día de la biblioteca (os lo enseñé aquí) y a Vera le encantó. Lo llamaba algo así como “el cuento del parque”, porque para ella era simplemente eso, niños en el parque. Para entonces, ella era demasiado pequeña como para fijarse en que los protagonistas del cuento eran niños racializados o con diversidad funcional, o lo que es aún mejor: ni siquiera le parecía algo reseñable, porque los niños a esa edad, como he dicho, viven libres de prejuicios. Pero el caso es que es eso, un cuento ideal para niños pequeños -muy poco texto, dibujos sencillos, páginas duras- que no tiene mayor pretensión que ser divertido y cercano a los pequeños, puestos que los protagonistas están haciendo cosas que a todo niño le gustan. Pero al mismo tiempo, como he dicho, no todos los niños son iguales, sino que cada uno es distinto, y todo eso, se va quedando ahí, en la retina del que lee.  


-Hats of Faith: este es uno de esos maravillosos cuentos que, desgraciadamente, no están traducidos al español. No lo tenemos y, de hecho, nunca he visto este cuento físicamente, solo por Internet, pero no me hace falta tenerlo delante para saber que me encanta. En esta casa no somos religiosos y la religión es un tema que nunca tratamos -tampoco es que haya surgido nunca con Vera. Cuando surja, por supuesto, se hablará del tema-, pero este cuento me parece muy bonito. Se trata de un sencillo libro de imágenes -perfecto para bebés- en el que cada página aparece un chico o una chica con una prenda característica de su religión, junto con una explicación muy básica. 

-Imagine, editado por Flamboyant: este cuento tiene un lugar especial en mi corazón, ya que fue de los primeros que tuvo Vera. De hecho, durante varios meses, siendo todavía muy pequeña, sólo tenía este y otro más. Este himno por la paz hecho cuento se lo canté a Vera mil veces en su primer año de vida -de hecho, está en mi lista de cuentos favoritos para el primer año -, y creedme cuando os digo que le encantaba y hasta lo cantaba a su manera. En niños más pequeños puede servir simplemente para eso, para cantarlo y descubrir una canción mítica -que no es poco- y en más mayores pues puede servir para iniciar conversaciones interesantes sobre la violencia y la no violencia. El cuento tiene la letra de la canción tanto en inglés como en español. 


-A new alphabet for humanity: más que para tratar la diversidad, este cuento es sencillamente para ser buena gente. Se trata del mítico alfabeto en el que por cada letra se da una palabra. Ideal para primeros lectores si son nativos angloparlantes, y para más mayores si el inglés es un segundo idioma, ya que va genial para aprender vocabulario. 


-Cada uno es especial, editado por Beascoa: este cuento es chulísimo, así os lo digo. Lo sacamos de la biblioteca y, por tanto, aunque durante las dos semanas que lo tuvimos en casa lo leímos en bucle, lo cierto es que en términos absolutos lo hemos leído poco. Pero nos encantó (os lo enseñé en un vídeo aquí). Recuerdo que Vera lo llamaba “el cuento de los niños”, porque para ella era eso, un cuento de niños haciendo cosas de niños. Pero en realidad era eso y mucho más, porque muestra niños de todo tipo: altos, bajos, gordos, flacos, con gafas, sin gafas, con aparato, sin aparato, negros, blancos, con granos, sin granos... algunos de estos conceptos fueron introducidos por primera vez en su mente gracias a este libro, de hecho. Y todo ello con un formato así como con solapas y mecanismos móviles que lo hace todavía más divertido. Para mí, este cuento es top, y de hecho sé que lo acabaremos comprando. 


-Bebé antirracista, editado por Astronave: este es un cuento que tengo fichado desde hace muchísimo tiempo y que, por fin, lo han traducido al español. ¡Ya era hora! Sin embargo, todavía esperaré para comprarlo, porque aunque por su formato (tamaño, hojas duras, dibujos así como de bebés) pueda parecer para niños bastante pequeños, no lo es. Creo que habla de temas bastante serios que son difíciles de comprender para una mente de 2-3 años. Si queremos abordar la igualdad con niños tan pequeños yo abogo por otras opciones - en este post tenéis unas cuantas-, pero un cuento de este tipo, que apunta directamente cuestiones altamente políticas -y ojo, que eso me encanta- lo dejaría más para niños más mayores -tampoco mayorcísimos, igual 5 años o así- con los que queramos poner sobre la mesa el tema del racismo. Podemos aprovechar para leerlo por primera vez después de que haya habido un caso de racismo a nuestro alrededor del que el niño haya sido más o menos consciente (desgraciadamente, no faltarán ocasiones). Seguro que da lugar a conversaciones muy interesantes. 


-Maravillosos vecinos, editado por BiraBiro: este es otro cuento que me encanta, y que sirve precisamente para esos niños que todavía no están aún en el punto de leer algo tipo “Bebé antirracista”. “Maravillosos vecinos” es un estupendo cuento para tratar temas como la emigración y la convivencia con los más pequeños. En el edificio que centra la trama del cuento, al principio, solo viven ovejas. Pero, de pronto, ¡se mudan unos lobos al edificio! Según van pasando las páginas vemos cómo el edificio se llena de vecinos de todo tipo hasta que, al final, comprobamos que todos viven en una armoniosa y pacífica convivencia.


-Calle Babel N.10, editado por Edelvives. Este cuento me encanta (qué novedad, pensaréis). Me gusta porque trata de la diversidad de una forma transversal, sirviéndose de la comida como hilo conductor para expresar lo bonito que es convivir en paz y armonía con nuestros vecinos. A través de la comida se puede viajar y conocer otras realidades distintas y deliciosas, y este cuento es una muestra perfecta de ello. Os lo enseñé en su día en IG. Es, además, perfecto si sois aficionados a cocinar con vuestros hijos. 


-Todos juntos, editado por Bruño: este cuento tan bonito (no me digáis que no os da gana de abrirlo sólo mirando la portada)  no habla exactamente sobre diversidad, pero sí sobre la no violencia, sobre la importancia de apoyarnos los unos a los otros y sobre qué la unión hace la fuerza. Yo diría que es para niños de unos 4 años. 



-All are welcome, editado por Knopf Books for Young Readers. El colegio es, como la sociedad, un espacio plural en el que todos los niños son bienvenidos, vengan de donde vengan, sean como sean, quieran a quien quieran, o vivan donde vivan. O, al menos, así debería ser. “All are welcome” es un precioso cuento ideal para empezar el colegio -recordad que publiqué todas mis recomendaciones sobre este tema en este post- abordando este momento dándole una importancia muy grande a la diversidad e inclusión. Yo estoy in love con este libro, que os enseñé en IG también. 


-Our favorite day of the year, editado por Simon & Schuster. Otro de esos cuentos preciosos que la literatura infantil en español todavía no conoce. Una pena, porque combina de una forma magistral la temática colegio/empezar el curso con la temática diversidad. Un niño empieza diciendo que su día favorito del año es el primer día de clase, porque hace nuevos amigos, y a partir de ahí, distintos niños van diciendo cuál es su día favorito del año, momento que se aprovecha para conocer cosas de la cultura y origen de cada uno de los niños. 


-Por cuatro esquinitas de nada, editado por Juventud: este es el tipo de cuento en el que estoy pensando cuando os digo que no hace falta hablar de blancos, negros, altos o bajos cuando se le habla de diversidad a los niños. Se puede hablar de diversidad, o en el caso de este cuento, de igualdad de oportunidades, con cuadraditos y circulitos. “Por cuatro esquinitas de nada” es una historia muy especial que tengo reservada para Vera dentro de un tiempo, aunque no sé exactamente cuál sería el momento justo para leerlo. Yo diría que unos cuatro años. 


-Estamos aquí, editado por Andana. Los que sois seguidores habituales de #loscuentosdevera sabéis que el estilo de Oliver Jeffers me encanta. Tiene una forma de hablarle a los niños que me enamora. Concretamente, el cuento de “Estamos aquí” nos gusta muchísimo. Es un libro ideal si a vuestros hijos le gusta la temática planetas/ universo, o si no, para acercarles el tema por primera vez. Y a través de ese asunto, el cuento va poco a poco explicándote lo que hay en la Tierra, todas las personas que vivimos en ella, y cómo todos somos iguales y debemos convivir en armonía, entre nosotros y con el planeta. 


-Elmer, el elefante multicolor. Editado por Beascoa: Este es un cuento para aprender que la diferencia no es simplemente algo que tengamos que aceptar. La diferencia es un valor en sí mismo, y hay que celebrarla. Pero ser diferente muchas veces necesita de coraje, como veremos en este clásico infantil. 


-Soy un punto, editado por San Pablo: En este cuento se nos presentan dos mundos: el de los puntos negros, que viven bien y con todas las comodidades, y el de los puntos blancos, que no disfrutan de tantos privilegios. Un día, los puntos se juntan, y surge la magia. De nuevo, con un diseño muy original “Soy un punto” es un cuento sobre la justicia, la amistad y el valor necesario para cambiar las cosas. 


-El muro, editado por Librería Universitaria. Del mismo autor que el anterior, se trata de un libro muy chulo, porque el propio formato del libro también forma parte de la historia (hay un muro físico en mitad del libro). En este cuento, como en la vida, hay personas de muchos colores. Pero el Rey de los azules se empeña en que solo los azules pueden vivir en ese cuento, y construye un muro en él. Pero la narración nos irá enseñando que algunas decisiones son bastante estúpidas, y que la vida de todos es mejor si no todos somos exactamente iguales, porque nos necesitamos los unos a los otros. 


-LOLA, editado por Penguin Usa : un cuento precioso, maravilloso, súper súper bonito. Es una historia tiernísima e inspiradora que sin duda está apuntada, y bien fuerte, en la lista de cuentos que leeré a Vera en el futuro. Pero habrá que esperar, porque para leer este cuento yo creo que el niño debe tener al menos 7 años. “LOLA” es un cuento sobre la emigración, sobre cómo los lugares que habitamos nos marcan, aunque no podamos recordarlos. Es también una historia sobre cómo se construyen las comunidades y sobre cómo las personas pueden levantarse contra la injusticia. Yo le doy un 10. Es un cuento ideal para leer en familia si habéis tenido que emigrar, o simplemente si quieres plantar en tu hijo la semilla de plantearse ciertas cosas y sentir empatía por situaciones que pueden haber pasado personas de su alrededor. 


-Soñadores, editado por Holiday House INC. Y si a "LOLA" le doy un 10, a este le doy matrícula de honor cum laude. Esta historia me toca la fibra sensible especialmente, porque habla del vínculo madre-hijo (para otras cosas no, pero para la maternidad soy una cursi sin remedio) y encima poniendo el acento en el placer de leer cuentos juntos, ¿podría ser más mi rollo? Ya os digo que no. “Soñadores” -“Dreamers” en inglés, esa palabra tan icónica para los latinos en Estados Unidos- es la historia de una madre luchando por su bebé contra viento y marea, atravesando peligros e incertidumbres con tal de conseguir una vida mejor para ambos. En su día lo califiqué como “el cuento más bonito del mundo”, y no sé si exageré o no -yo es que me vengo arribísima cuando descubro algo que me gusta- pero que es un cuento que compraremos cuando Vera tenga unos 4 o 5 años es algo que saben aquí y en América, nunca mejor dicho. Aviso: el cuento está editado en inglés y en español, pero para mí tiene mucho más sentido leerlo en inglés. 


-GENTE, editado por Patio. Un libro informativo muy completo, como una enciclopedia sobre todas las personas que vivimos en la tierra, sus costumbres, gustos y hábitos. Me gusta especialmente porque indaga en las contradicciones que muchas veces tenemos las personas. Introduce conceptos complicados como la injusticia, el hambre, el poder o los conflictos, y es precisamente esto lo que hace que sea un cuento para niños más mayores. Yo diría que de unos 7 años. 

Pues nada, hasta aquí mi selección. Espero que os haya gustado, la verdad es que ha sido un curro de documentación bastante intenso, pero estoy contenta, porque ha quedado una recopilación preciosa.

Sin más, ¡gracias por leer!

Clara.
Si te ha gustado este post, puede que te interese...



Comentarios