Cuentos para celebrar el invierno

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis?

El invierno se acerca -oficialmente, aún queda, pero ya se respira en el ambiente, especialmente por las ganas Navideñas que os veo a muchos- y por ello quería traeros una selección de mis cuentos favoritos para esta estación. Ya sabéis que el tema de las estaciones es algo que me gusta mucho tratar con Vera, creo que es perfecto porque es algo que los niños perciben con claridad a su alrededor y que da lugar a muchas conversaciones y observaciones. 

No obstante, la verdad sea dicha, aunque sabéis que soy fan de celebrar la entrada de las estaciones con cuentos, los cuentos del invierno son aquellos en los que veo que nosotras, por nuestras circunstancias, podemos hacer menos "transferencias" del cuento a la vida real. Al final, si no vives en un sitio donde nieva, es como que no sientes reflejada tu ciudad/pueblo en la inmensa mayoría de cuentos de invierno. Recuerdo cómo hace unas semanas tuve que aclararle a Vera que donde vivimos no nieva, porque en su cabeza, cuando empezara el invierno, íbamos a bajar a la calle, dedicarnos a hacer muñecos de nieve, tirarnos en trineo por ahí y patinar sobre hielo en el lago del parque. Creo que se llevó un poco de decepción cuando le dije que no iba a ser así. Obviamente, eso sí, le compensé diciéndole que haremos alguna excursión a ver la nieve. Aunque, ojo, esto era antes de que donde vivimos estuvieran cerrados todos los municipios por el fucking covid, ahora estamos aquí encerrados y ya os digo que en nuestro municipio no nieva, así que me da que el único sitio donde vamos va a ver la nieve este año va a ser en los cuentos. Pero bueno, no me quejo, yo mientras mejore la cosa, pues nada, no hay nieve. Que todo sea eso. 

Puntualizaciones aparte, lo cierto es que, coincida o no con lo que vas a ver desde la ventana de tu casa, los cuentos de invierno son preciosos. Y es que además esta estación es particularmente especial, porque ya sabemos que el invierno está irremediablemente asociado con la Navidad. Pero estad atentos porque en muy breve publicaré una selección de cuentos brutal para preparar la Navidad con los peques. Por ahora, vamos a centrarnos "solo" en el invierno, y estos son mis favoritos para este tema. Espero que os gusten y os inspiren. Ahí van: 

-Invierno, editado por Ingedicions . Empezamos por esta preciosa colección de cuentos de la que ya os hablé cuando os enseñé nuestros cuentos favoritos para celebrar el otoño. Se trata de una colección de libros sin palabras -un concepto que me encanta, ya lo sabéis, porque da lugar a mil conversaciones- con unas ilustraciones maravillosas en las que me quedaría a vivir. 


-El libro del invierno, editado por ANAYA. Seguimos con más cuentos sin palabras, concretamente con los de esta colección que, obviamente, no podía faltar, porque ya he dicho mil veces que son mis cuentos favoritos del universo y  que nunca jamás me cansaré de recomendarlos. Concretamente, el invierno es el origen de todas las tramas que suceden en el pueblo de las mil y una historias, es decir, sería el "cuento cero" de esta colección, que después continuaría con la primaveraverano otoño + el de la noche. Este cuento también puede servir como cuento navideño, ya que, obviamente, en este adorable pueblito ya han puesto la decoración navideña y está todo aún más bonito, si cabe. Pero, de nuevo, esperad, porque el post de cuentos navideños está al caer y tiene todas las papeletas para convertirse en mis post favorito del blog ever. 


-¡El invierno ya está aquí!, editado por Juventud. De esta colección también os hablé con los cuentos del otoño. Es un libro simple pero efectivo, ideal para bebés a los que ya se les ha leído algún cuento. Para año y medio/ dos años, diría yo.


-Pipa y Pele en la nieve, editado por Ingedicions. También os hablé de esta adorable colección de cuentos protagonizados por dos gnomos del bosque en el post del otoño. Como ya pasa con Pipa y Pele en otoño, esta edición invernal es también muy onírica y poética, con dibujos sencillos y un ambiente que atrapará a los niños. 


-De paseo por los meses, editado por Anaya. Siempre nombro este cuento cuando alguien me pregunta por cuentos para las estaciones, porque básicamente este cuento narra un año entero, mes a mes (va genial para aprenderse los nombres de los meses, por cierto). Pero creo que es especialmente recomendable si la estación que se quiere "tratar" es el invierno, ya que el cuento empieza, obviamente, en enero, y acaba en diciembre, es decir, en meses invernales. El protagonista del cuento es un oso y cómo va cambiando su vida según pasan los meses, así que vemos cómo el cuento empieza y acaba con el oso hibernando, metido en su madriguera. A nosotras es un cuento que nos gusta mucho y que leemos recurrentemente. Perfecto para a partir de 2 años.


-La avellana, editado por Combel. ¡Este cuento es chulísimo! Un pop-up muy pero que muy bonito, una oda a cómo se transforma la naturaleza con el frío. Hay pop-ups que son más bien cutrecillos, pero luego hay otros que son arte, y este es uno de ellos. Se trata de un cuento muy especial, muy bien hecho, sencillo pero que llama mucho la atención. 



-Un día de nieve, editado por Lata de Sal. Este cuento me gusta mucho. No hay más que ver esa portada para saber que destila algo especial. Es un cuento bastante antiguo, de los años 60, que ha sido reeditado hace poquito. Me gusta porque es de esos cuentos que enseñan la vida y las pequeñas cosas desde el punto de vista de un niño, y te muestra cómo cosas que nosotros damos por sentado y son cotidanas en nuestra mente, como que no te puedes meter la nieve en el bolsillo sin que se derrita, para ellos son todo un descubrimiento. 


-¿Queda sitio para mí?, editado por Ingedicions. Un cuento que va muy bien para a partir de los años, diría yo. Es un cuento rítmico y repetitivo, que es algo que funciona siempre muy bien con los niños, porque en seguida, a las dos o tres páginas de haber empezado a leer el cuento, ya saben lo que va a pasar y cómo "funciona" el libro, y esto les da seguridad y hace que les guste. 


-Los buenos amigos, editado por Ingedicions. De mis favoritos de esta selección. Bueno, miento: mi favorito de los que no conocía, porque mi favorito en general en lo que a estaciones se refiere siempre serán los de Rotraut Susanne Berner. Pero bueno, a lo que íbamos: Los buenos amigos es un cuento tradicional chino al que esta editorial tan interesante ha añadido unas ilustraciones monísimas. Es, como su título indica, un cuento sobre la amistad. Cuando llega el invierno, a los animales les cuesta mucho conseguir comida. Este cuento nos enseña el valor de compartir lo que tenemos, sea mucho o poco, con las personas que queremos, así como la suerte que es tener a alguien que quiera compartir sus cosas con nosotros. Es además un cuento encadenado, al que se van sumando personajes, que es algo que siempre funciona muy bien en los cuentos infantiles. 


-Cuando deje de nevar, editado por Corimbo. Un cuento que os puede venir bien a los que vivís a sitios donde nieva y esto os altera un poco los planes. No es nuestro caso. Aún así, esto no nos impediría disfrutar de este cuento tan bonito. Trata de un conejo que se levanta un día y, sorpresa, ha caído una gran nevada y no puede ir a la guardería. Él quiere ir a jugar fuera pero su madre le dice que todavía no es el momento. 


-Adivina cuánto te quiero en invierno, editado por Kokinos. En esta casa somos fans del cuento de Adivina cuanto te quiero. No en vano lo incluí en mi lista de favoritos para los 2 a 3 años que publiqué la semana pasada. Y la verdad es que, habiendo leído ya tantas veces "el original", no pensé que esta versión invernal fuera a aportar nada lo suficientemente nuevo como para que me dieran ganas de tenerlo, la verdad. Pero ay, qué equivocada estaba. Es, como el que ya tenemos, un cuento muy, muy bonito, y además, aunque el hilo argumental sigue siendo parecido al primero, es un poquito más complejo diría yo. Perfecto para los 3 años, porque está basando en el veo-veo, que es un cuento al que estoy empezando a jugar con Vera y le gusta mucho. De hecho, he pensado que igual se lo pedimos a los Reyes. Y bueno, luego está el tema de que es un pop-up y de los chulos, con lo cual, pues es bonito bonito. 


-Tarde de invierno, editado por Kokinos. Este es un cuento muy sencillo y a la vez mi poético. Para mí, la combinación perfecta de cómo debe ser un cuento, aunque he de reconocer que a veces a niños pequeños este tipo de cuentos le cuestan, porque requieren de un alto nivel de abstracción. Aún así, creo que este es un cuento que puede funcionar muy bien para niños de unos 3-4 años. Este álbum ilustrado me gusta especialmente porque permite al niño fijarse en la magia de las cosas sencillas, y a partir de ahí, dejar volar su imaginación. En este caso, se trata del clásico vaho que se queda en un cristal cuando hace frío y respiramos cerca de él y que, a los ojos de un niño, es una pizarra en la que dibujar.

-Nieve, editado por Patio. Sorprendentemente, se me pasó hablaros de esta preciosa colección de libros en mi post de cuentos para celebrar el otoño. Son libros que descubrí hace poco y a los que tenía muchas ganas, ya que me parecen bastante adecuados para la edad en la que está Vera (3 años). Porque son cuentos ya con cierta entidad, es decir, páginas de papel, no de estas duras tipo bebés, una historia con su introducción - nudo y desenlace, y ya hay más cantidad de texto, aunque tampoco es que sea súper complicado. Lo he sacado de la biblioteca (benditas bibliotecas!!!) y, aunque aún no se lo he dado a Vera, nada más leerlo supe que le iba a encantar. La estructura de los cuatro cuentos (no son exactamente cuentos sobre las estaciones, sino más bien sobre fenómenos meteorológicos, pero que son fácilmente identificables con las estaciones) es siempre la misma: un niño que se dedica a explorar lo que le rodea en compañía de su abuelo (es una colección ideal para que se la regalen los abuelos, de hecho). Las ilustraciones son  muy bonitas y son unos cuentos ideales para que los niños se percaten de lo que pasa a su alrededor. Pero sorprendentemente, por ahora en España solo están disponibles Nieve y Sol, pero en inglés están también Rain (Lluvia) y Storm (Tormenta), y de hecho hay una cajita monísima en la que vienen todos que es ideal para regalar y que no entiendo por qué no está editada en nuestro país, pero bueno. Será cuestión de tiempo, espero.


-La pequeña Inuk, editado por La Fragantina. Este cuento me encanta -no os los veíais venir, ¿verdad? jajajajajaja -, porque tiene muchos ingredientes que me gusta: primero, porque habla del invierno, que es la temática general de la que estamos hablando aquí. Segundo, porque habla de realidades que desconocemos y formas de vivir que nos quedan lejos pero que son valiosísimas: la protagonista de este cuento, es una niña que vive en el Ártico, y forma parte del pueblo de los Inuit (Inuk es su singular), que, como es evidente, llevan un estilo de vida muy distinto, creo,  al que llevamos la mayoría de los que leemos este blog. Por lo tanto, tiene ese punto de diversidad que tanto me gusta incluir en los cuentos de Vera. Por último, y precisamente por las características especiales de la vida en un ambiente tan árido y tan dependiente del mundo natural como es el Ártico, este cuento es toda una apelación al lector a preguntarse qué pasará si continuamos con este maltrato mundial al medio ambiente, y una invitación a amar y respetar la naturaleza, que nos da todo lo que necesitamos, aunque no la escuchemos. Yo lo saqué de la biblioteca hace poco y aunque diría que "oficialmente" sería para niños de unos 4 años, nosotras -Vera tiene casi 3- lo estamos leyendo ya y a Vera le gusta (lo adapto, obviamente) muchísimo.


-Goodbye Autumn, hello Winter, editado por Henry Holt & Company Inc. De esta colección también os hablé en el post de cuentos del otoño. Se trata de una serie de cuatro cuentos que me gusta mucho. Son en inglés, pero no me parece un inglés complejísimo tampoco, ya que además la estructura de los libros es siempre la misma: la niña va saludando cosas en cada página y diciendo algo sobre cada una de ellas, con lo cual, señalando los objetos y cosas de este tipo no me parece demasiado difícil de seguir para un lector medianamente avanzado. Mi idea es ver si el año que viene Vera está lista para ellos, porque como os digo, me gustan mucho: son cuentos que enfatizan mucho el momento transición de una estación a otra, y que se centran tanto en el medio más natural como también en la ciudad (muchas veces en los cuentos de estaciones se centran demasiado en la naturaleza y se olvidan de los cambios que ocurren la ciudad, que es al final donde vivimos la mayoría de los mortales). 


-Over and under the snow, editado por Chronicle Books. Un cuento en inglés muy chulo sobre todas las cosas que pasan en la nieve. Tanto las que suceden en la superficie, y que vemos, como todas aquellas que no vemos y que son casi más increíbles. Es para lectores avanzados, yo diría que para a partir de los 6-7 años (si ya saben leer en inglés, claro. Si no, aún más mayores), pero está muy chulo. 



-The shortest day, editado por Candlewick Books. Este es un cuento que realmente nunca he tenido en mis manos, pero que he leído en varias ocasiones sobre él y me parece una propuesta muy interesante. Se trata de un cuento de estos como de realismo mágico, otra vertiente cuentil de la que soy bastante fan. Es un precioso álbum ilustrado para celebrar el solsticio de invierno, que como sabéis es el día más corto del año, alrededor del cual se celebran importantes celebraciones alrededor del mundo. Es, como he dicho, un cuento muy muy bonito, muy poético, con unas ilustraciones deliciosas. Está, eso sí, en inglés, y aquí ya el inglés es algo más complicado, porque el cuento es una versión ilustrada del poema que lleva el mismo nombre. Pero vamos, que me parece uno de esos cuentos joya que destacan en cualquier biblioteca.

Y hasta aquí mi selección de cuentos de invierno, me despido ya deseándoos -aunque aún no haya empezado- un invierno en paz, con momentos tranquilos refugiados en casa en los que podáis leerle a a vuestros hijos y crear recuerdos felices juntos. Y que ojalá que este invierno marque de una vez el final de esta pesadilla, y que llegue la primavera, salga el sol y renazcamos todos, y podamos por fin abrazarnos y vacunarnos. Por pedir que no quede, oye. 

Me despido ya, no sin antes recordaros que estéis atentos a esto porque la semana que viene, espero, publicaré por aquí mi selección de cuentos de Navidad que os aseguro que es deliciosa.

Un abrazo, y como siempre, gracias por leer.

Clara.


Si has leído este post, quizás te interese...



Comentarios