Mis cuentos favoritos para los tres años

¡Hola a todos!!!

Cómo estáis?? Por aquí todo bien, la verdad. Hoy os traigo mi post anual favorito que trata, sorpresa, de cuentos. Ya sabéis que todos los años, a final de año, coincidiendo además con estas fechas tan entrañables que se aproximan y que creo que son un momento perfecto para regalar cuentos, y coincidiendo también con que Vera cumple años en diciembre así que “cerramos año”, me gusta hablaros de mis cuentos favoritos de ese año.


Esta vez, vengo a hablaros de mis cuentos favoritos para la etapa 3 a 4 años. Ya sabéis que cada año he ido haciendo lo mismo, así que en este post tenéis mis cuentos favoritos para los 2-3 años, aquí mis favoritos para el segundo año de vida y aquí y aquí los favoritos para el primer año. 


Sin más, paso a enseñaros los libros. Algunos de ellos veréis que ni siquiera los he enseñado todavía por Instagram, que sabéis que me gusta hacerlo, pero es que no me da la vida con la bimaternidad -ya hablaremos de esto más adelante, pero la verdad es que por ahora no me quejo, mejor de lo esperado-.


Así que, ahora sí que sí, ahí va la lista: 


-El caracol y la ballena: un cuento chulísimo. De un autor y una ilustradora que me encantan y que firman otros grandes éxitos de los que también somos fans en casa. Este cuento habla a los niños sobre la amistad, la cooperación y la capacidad de creer en nosotros mismos. ¡Me encanta! 


-¡Cómo mola tu escoba!: y para prueba de que soy fan del dueto Julia Donaldson & Axel Scheffler, he incluido en este post dos de sus obras. Esta es una de las más conocidas, y no me extraña, porque creo que no hay niño al que no le guste. Una historia divertida que siempre viene bien contar en torno a la época de Halloween. También está editado en formato mini, con páginas duras y mecanismos móviles y un lenguaje más simplificado, para niños más pequeños. Y también el otro día encontré en la librería un pack bastante cuqui que incluía los dos cuentos, así en una caja -perfecto para regalar- y en formato algo más pequeño y con páginas duras. 


-El árbol de la escuela: este cuento me gusta tanto que en su día le dediqué un post solo para él. Un cuento que habla de la perseverancia, del entusiasmo de la infancia, del poder de transformación que tiene creer en tu idea y de la necesidad de cuidar nuestro entorno. Es un cuento fantástico. 


-Maravillosos vecinos: otro cuento que me encanta (obviedades dice una). Ya os hablé de él en el post que hice de cuentos contra el racismo. Me gusta porque es un cuento que aborda el tema de la diversidad estupendamente, pero sin decir “niños, y hoy vamos a hablar de diversidad”. Pero es que además no es uno de esos cuentos “con valores” que nos gustan más a los adultos que a los niños -reconozco que eso a mí me pasa con varios de los cuentos que le compro a Vera- sino que es un cuento divertido, vamos, que le gusta mucho a los niños. Por cierto, que el cuento tiene como segunda y tercera parte, aunque no las he leído, pero las tengo en el radar para echarles un ojo en cuanto pueda. Son Con los vecinos y El viaje de los vecinos



-Amables: un cuento que leímos mucho durante el primer año de cole de Vera. Un libro que explica a los niños que hay que portarse bien con los demás, y cosas así como un poco básicas sobre cómo hacer amigos -lo incluí en mi post de cuentos sobre la amistad- que a nosotros nos pueden parecer obviedades pero que ellos, pues, como todo ser humano, tienen que aprenderlas. A mí me parece un un cuento muy útil. No en vano, lo conocí porque a Vera se lo contaban a menudo en el colegio. 



-La ballena: ¡cuántas ballenas hay en este post! Pero es que este cuento no podía quedarse fuera de esta selección. Amar no significa poseer. Esta es la mayor enseñanza de este cuento. Esta y el valor de la amistad, el amor padre-hijo, el encuentro con la naturaleza… es un libro con unos valores muy bonitos pero con un lenguaje sencillo, muy asequible para esta edad. Por cierto, que este cuento tiene segunda parte, que, aunque también está bien, la verdad es que no me gusta tanto. 


-Juego de letras: mi historia con este cuento es graciosa. Si revisáis mis publicaciones antiguas de IG, veréis que sacamos este cuento de la biblioteca cuando Vera estaba a punto de cumplir dos años. Y entonces grabé este vídeo en el que explicaba por qué no me gustaba el cuento, y es porque, por aquel entonces, yo estaba buscando el mítico libro-abecedario donde aparecieran dibujos con su correspondiente palabra que empieza por cada una de las letras del abecedario. Pero el libro no es así: en lugar de presentarte una letra, por ejemplo, la A, y poner una palabra que empiece por esa letra (por ejemplo, avión), te pone otra cosa que tenga la forma de esa letra (en este caso, una tienda de campaña). Es decir, no se centra en la fonética, en la sonoridad de las palabras -algo que hubiera concordado más con la etapa del habla en la que Vera estaba con dos años- sino en su grafía, es decir, en la forma que tienen. Y esto es justo lo que Vera necesita en este momento que ya en el cole está empezando a ver bastantes letras y le gusta mucho el tema. A raíz de eso, le di una segunda oportunidad a este cuento y la verdad es que creo que a Vera le ayuda mucho a recordar la forma de cada letra. Y lo que es más importante: le gusta. De hecho, es un cuento que contamos cantado, y le divierte mucho. 


-Quita tus patas de mi libro: este cuento me gusta mucho porque fue una elección de Vera. Cuando vamos a la biblioteca, empezamos a coger cantidades ingentes de cuentos, los vamos leyendo y luego Vera decide cuáles se quiere llevar para casa. Y con este lo tuvo clarísimo. Es un cuento divertido, llamativo, con un humor que le gusta mucho a los niños, y que además enseña -pero sin abrasar con mucha moralina, que esto me cansa- a los niños a ser ellos mismos y a hacer las cosas como ellos creen que deben hacerlas, no como les digan los demás. 


-Si vienes a la Tierra: un cuento precioso. Todo lo que necesita saber un visitante del espacio sobre nuestro planeta si, de pronto, aterrizase aquí. Y todo ello contado a través de los ojos de un niño. Es un libro chulísimo del que Vera ha aprendido un montón de cosas. 


-Colección El Elefante / La ballena azul/ El Oso Polar: de esta colección también os hablé en este post, y os conté lo muchísimo que me entusiasmaba. A mí y a Vera. Se trata de una colección de -por ahora, ojalá salgan más- tres libros, cada uno dedicado a un animal, en el que se explica su vida y costumbres de una forma muy divertida e interesante. Como os conté en este vídeo donde os los enseñaba, son cuentos que se pueden empezar a leer con 3 pero que se seguirán disfrutando durante bastantes años más. Os los recomiendo infinito. 

Y ya está, hasta aquí mi lista. Reconozco que este año me ha costado más que otros hacerla, primero, porque hemos leído mucho, fundamentalmente gracias a nuestra adorada biblioteca, y segundo, porque tampoco ha habido un megahit tan claro como igual tenía cuando era más bebé con El Pollo Pepe, por ejemplo. Pero creo que esto es también fruto de su desarrollo, que ya no le da obsesivamente por leer un cuento en bucle, sino que diversifica un poco más. Todo pasa y todo llega en esto de la maternidad.

Sin más, me despido por ahora, esperando, como siempre, que mis recomendaciones os hayan sido útiles y que os regalen momentos felices de lectura compartida con vuestros hijos. 

Un abrazo y gracias por leer.

Clara.



Si has leído este post, quizás te interese...



Comentarios