Los mejores cuentos de Navidad

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis? Espero que estupendamente.

Bueno, pues aunque he de decir que en mi casa la Navidad no ha empezado, porque es como que me niego, por muchas ganas que tenga -mis hijas y yo- a empezar con la temática navideña antes de diciembre, lo cierto es que aquí tenéis el post -o más, bien la Biblia- de los cuentos navideños. Porque el caso es que, quizás, hay por aquí alguien así muy motivado como yo y quiere sacar los cuentos Navideños al tiempo que saca la decoración navideña -cosa que os recomiendo muchísimo- y, en ese caso, está bien que los tengáis mirados un par de semanas antes. De hecho, de ser así, diría que ya voy tarde, pero mira chica, es que no me da la vida. 



Y, sin intención de enrollarme mucho, destacar antes lo que siempre os digo (llevo tres años seguidos reescribiendo este post, porque cada año lo amplío haciendo una ingente labor de investigación, la verdad): que los cuentos de Navidad son una triunfada enorme, que a vuestros hijos, incluso aunque, en general, no les entusiasmen los cuentos, los cuentos de Navidad les van a encantar. Y encima si, como yo, los guardas de año en año y los sacas al año siguiente junto a toda la decoración, es una tradición chulísima.

Sin más, paso aquí a enumerar los cuentos de Navidad que más me gustan, ojalá pudiera tenerlos todos, pero, en realidad, la gracia está en ir teniéndolos poco a poco. Ya sabéis que más o menos están ordenados por edad (de menos a más) y primero están los de español y después los de inglés (pero ojo cuidado no os saltéis los de inglés, que menudos tesoros hay ahí).

Pues aquí va la lista. ¡Que la disfrutéis!

Cuentos de Navidad en español


-La Navidad de Papá Noel. Empezamos con un cuento navideño muy muy básico. Para bebés a partir de seis meses. Esta colección la conozco porque mi bebé tiene uno de dinosaurios y le gusta mucho. Se trata de un cuento de texturas para ir tocando, acompañado, obviamente de motivos navideños. Si tenéis bebés de esa edad y más mayores y buscáis cuento navideño, este puede ser una estupenda opción.


-¿Dónde está Papá Noel?: El concepto de este libro le encanta a los bebés. Es un cuento que juega con uno de los primeros juegos al que jugamos los seres humanos: el famoso "Cucú-Tras", también conocido como "¿Dónde está, dónde está?" o en su versión inglesa, el peek a boo; esto es, bien el mítico juego de taparse las manos y "desparecer" para luego aparecer o bien tapar algo con una sábana/cojín lo que sea, preguntarle al bebé dónde está y luego enseñárselo. Los que habéis tenido bebés en casa sabréis que es un juego que le fascina y que, de hecho, es muy importante para su desarrollo. Pues bien, en esto se basa toda esta colección de cuentos (hay muchos, nosotras tenemos uno sobre artistas que mola un montón) que tapa a personajes detrás de una tela para luego encontrarlos. Al final, siempre, además, hay un espejo para que el bebé se encuentre a sí mismo. Si tenéis un bebé de ocho meses en adelante, este cuento con motivos navideños le chiflará, creedme.


-El bebé mueve y descubre la Navidad. El típico cuento de bebés para trastearlo, con mecanismos móviles y cosas para que exploren. Es un cuento sin mucho argumento, como es lógico, ya que los niños de un año no lo necesitan, pero el hilo conductor es, obviamente, muy chulo, colorido y bonito, y se trata de una opción estupenda para niños de alrededor de un año. 

-¡Feliz Navidad!: este ha sido el cuento que he elegido para comprarle este año a mi bebé más bebé, que a la fecha de la entrega tendrá exactamente 14 meses. Y lo he hecho porque cumple exactamente los requisitos del tipo de cuentos que más le gustan en este momento: cuentos cantados. Se trata, efectivamente, de un cuento muy cuqui, con pocas páginas, del que se saca una melodía superfácilmente y que ya sé perfectamente que voy a estar cantando en bucle durante las vacaciones. Me gusta mucho porque expone al bebé de una forma muy muy sencilla detalles claves de la navidad: las luces que se encienden, la estrella fugaz, las cartas en el buzón, cantar villancicos... Vamos, que le va a encantar, lo sé. 



-Canción de Navidad, editado por Combel. Un cuento genial. Sencillo, bonito divertido, todo lo que necesita tener un cuento infantil (miradlo en este vídeo para que lo comprobéis)... Y aunque parece para bastante pequeños, yo se lo compré a mi hija mayor cuando tenía tres años y triunfó, y estoy segura de que este año a mi bebé de uno también le va a gustar. Se trata de un libro musical, en el que la música es el villancico de Navidad, Navidad dulce Navidad... (el mítico Jingle Bells) y en cada página hay una estrofa de la canción acompañada con un instrumento. Al final, en la última página, se juntan todos los instrumentos y hay un árbol navideño al que se le enciende una luz. Es un cuento muy musical, pero de estos musicales que están bien hechos, con música bonita, de calidad. Lo dicho, ¡un cuento fantástico!


-Mi arbolito de Navidad: Dulce como una galleta, amable como una sonrisa, brillante como un cielo estrellado... Este libro-juego me parece también muy chulo para los dos años, aproximadamente. Cada página nos describe cómo puede ser la Navidad, y las páginas del cuento cuento tienen físicamente formas de abeto navideño, y al final, al terminar de leer el cuento, puedes abrirlo y, con todas las páginas, se queda como un pequeño árbol de Navidad que se mantiene de pie y que puede servir también de decoración. 


-Mis primeras melodías clásicas de Navidad: novedad de este año, seguramente, muchos ya conoceréis esta colección. Se trata de un cuento musical para bebés o primeros lectores con escenas navideñas y melodías clásicas que las acompañan. Ideal para uno, dos o tres años.



- Feliz Navidad, editado por Carambuco: este cuento forma parte de una colección de la que ya os he hablado en otros posts, y que me parece muy adecuada para bebés "mayores". Ya sabéis: cuento corto, textos sencillos, páginas duras. "Se acerca la Navidad y abrimos al calendario de adviento./ Montamos el belén con muchas figuras y un angelito." Son, como he dicho, frases cortas, pero son cosas que por ejemplo un bebé de un año no entiende. Y además, el texto no rima, con lo cual, no se le saca una canción fácil, que sería lo que haría el cuento más bebé-friendly. Pero vamos, que para año y medio/dos años, el cuento está genial. 


-Osito Tito. ¡Feliz Navidad!: La verdad es que nunca he leído a mis hijas cuentos del famoso Osito Tito, pero sé que hay muchos niños a los que les chifla y alguna vez le he echado un ojo a los cuentos y la verdad es que están muy bien. Divertidos, bonitos, lenguaje sencillo, lengüetas y mecanismos para sacar y levantar... perfecto para a partir de los 18 meses, y más si tu hijo es fan del personaje.


-Navidad en el bosque. Este es uno de los dos cuentos que compramos la Navidad que mi hija mayor tenía dos años, con lo cual, es uno de mis favoritos y le tengo un cariño muy especial. Se trata de un cuento adorable con un ambiente así como muy invernal y festivo, y al final tiene un espectacular pop up de un árbol de Navidad enorme chulísimo. Ya solo por esa última página tan bonita merece la pena todo el cuento. A mí me gusta especialmente por los valores "verdaderos" que transmite sobre la Navidad: la Navidad es, o al menos debería ser, y así se lo quiero yo enseñar a mis hijas, un momento de felicidad, en la que disfrutar de estar con la familia y con amigos, sin más. Y esto es lo que refleja este cuento, que a los niños les gusta mucho porque aparecen regalos que se pueden ir abriendo (en forma de lengüetas, que sabéis que siempre triunfan), pero son todos regalos sencillos, como una bufanda o unos guantes, y esto también me gusta. 


-El concierto de Navidad, editado por Usborne. Un precioso cuento musical navideño, Unas ilustraciones muy bonitas, con un ambiente muy amigable y festivo, y con música de verdad. ¿Qué más se puede pedir? Es un hit asegurado. este tipo de cuentos funcionan además genial tanto con niños de un año como con niños de cuatro, por ejemplo. 


-La pequeña oruga glotona en Navidad, editado por Kokino. Si vuestros hijos son fans de La Pequeña Oruga Glotona, este cuento les gustará. Y si no, también (a mí no es un cuento que me guste especialmente y, sin embargo, esta versión navideña me parece bastante chula). 



-La Navidad de Lulú: en casa tampoco hemos sido nunca muy de Lulú, aunque ya os he comentado alguna vez que alguno de sus libros hemos leído en la biblio y, para preparar la llegada de la hermanita, sacamos el de Lulú tiene un hermanito. Aunque bueno, no los hemos leído porque no nos ha cuadrado, porque los cuentos, en realidad, están muy bien, y van geniales para 1-2 años... son coloridos, divertidos, amenos... Y bueno, este, pues sigue la misma línea que los de la colección: introduce así todos los ítems navideños acompañándolo con pestañas que se abren, elementos sensoriales y cosas así. Un cuento muy simpático. Algo que tiene y que me gusta especialmente es que el cuento acaba con los regalos que recibe Lulú de parte de Santa Claus, pero en lugar de centrarse en lo material, vemos que a Lulú lo que más le gusta es, sorpresa, la caja del regalo :)


-La magia del invierno, editado por Usborne. Un cuento estupendo para los dos años. Una ilustraciones muy bonitas, un pueblo invernal, ¡y botones que apretar para escuchar villancicos! Más navideño imposible. A partir del año y medio, diría yo.


-Un invierno lleno de luz. Un cuento espectacular y al que le tengo muchas muchas ganas (algún año le llegará su momento en mi casa, a este o a otro similar) porque no tenemos ningún cuento de luces. Tenemos cuentos musicales, con texturas, con lengüetas, cuentos pop-up... pero cuentos de luces, ninguno, y creo que el efecto que hacen es chulísimo. Bueno, creo, no: lo sé, porque he tenido este cuento en mis manos y puedo confirmaros que es una preciosidad. Respecto al argumento, las luces del libro son pequeñas bombillitas de verdad que corresponden a las luces de Navidad que han puesto unos animales en un árbol navideño de su pueblo nevado. El cuento es adorable. Pronostico que es uno de esos cuentos que los niños quieren leer en bucle. A partir de 2 años.


-El reno de navidad: este cuento ha estado descatalogado muchos años y ahora han vuelto a reeditarlo, y me alegro, porque es estupendo. Se puede leer a partir de dos años y medio - tres años. Una niña está en su habitación y escucha un ruido, ¿qué será? Acaba haciéndose amiga de un reno muy especial. Un cuento que tiene unas ilustraciones muy bonitas, sencillas pero cálidas, y con un formato con troqueles que queda muy chulo. A partir de dos años. 


-Popy y Sam: ya llega la Navidad. ¡Qué cuento más adorable! Cuenta la sencilla historia de una familia decorando la casa y esperando a que venga Papá Noel, acompañado todo de unas ilustraciones con un ambiente adorable y, aquí viene lo divertido, con muchas, muchísimas solapas para levantar. A partir de dos años. 


-Siempre Navidad: muy fan de este cuento. Es el típico cuento de transición entre el cuento de bebés y el cuento de mayores. Es decir, ya no es el típico cuento de solo imágenes y palabras, sino que es un cuento con su historia y todas sus cosas, pero la historia es sencilla, el texto es fácil y se acompaña perfectamente de las imágenes. Perfecto para los dos años pero que se puede seguir leyendo estupendamente con tres y con cuatro. Y la historia, pues muy cuqui: un conejito que se pregunta que, ya que la Navidad es tan bonita y divertida, por qué no puede quedarse todo el año.


-Los tres Reyes Magos y la niña que no se dormía: este cuento está simpático y, además, me gusta incluir cuentos en los que salgan los Reyes Magos, que al final, al menos en mi casa, se supone que son "el plato fuerte" de la Navidad en España. En este cuento, la noche del 5 de enero, los Reyes van de casa en casa repartiendo regalos, pero cuando llegan a la casa de Berta ¡está despierta! Así que tendrán que ver cómo se las ingenian para conseguir que se quede dormida. Creo que es un cuento que puede divertir mucho a los niños. Yo diría que a partir de dos años y medio. 


-El árbol de Navidad del señor Viladomat: un cuento muy simpático, estupendo para a partir de tres años. Un señor, con una casa muy grande, encarga un árbol de Navidad muy grande. Tan tan grande, que no le cabe en casa, así que, le quita el trozo sobrante, que irá a parar a otra casa, y así sucesivamente, porque en la siguiente casa tampoco cabe entero. Es un cuento divertido y escrito en verso, con lo cual, tiene una sonoridad muy chula. 


- Los Reyes Magos, editado por Combel: este cuento me gusta muchísimo. No en vano fue otro de los dos que le compré a mi hija mayor el primer año que compramos cuentos navideños. Me gusta porque te explica la historia de Los Reyes Magos desde su “origen” hasta nuestros días, enlazando cómo sus Majestades de Oriente fueron guiados hasta Belén por una estrella hasta cómo en la actualidad, la noche del 5 de enero, las calles se llenan de ilusión con la gente que va a ver la Cabalgata. Es un libro que sirve para conocer el origen de las tradiciones navideñas enlazándolo con el presente. Es decir, el cuento tiene ese toque religioso que inevitablemente tienen estas fechas, pero sin pasarse (habla de "un niño" y cosas así, no de Dios, por ejemplo). Así que, si celebráis los Reyes Magos, es un cuento bastante útil para que el niño le encuentre algo de sentido a toda esta historia -teniendo en cuenta que, así en general, tampoco tiene mucho sentido que tres señores vengan volando y se metan en tu casa a dejarte juguetes. Y de hecho, dicho así hasta puede dar un poco de miedo- de los Reyes, porque es como que de pronto llega diciembre y todo el mundo empieza a hablarle a los niños de este tema y muchas veces ellos no tienen ni idea de de qué va la película. Pues este cuento va muy bien para entenderlo, lo explica realmente bien y sin quitarle un ápice de magia. Además, personalmente agradezco un poco de descanso de Papá Noel en todos los cuentos. Pues eso, que este cuento es fantástico. Nosotras empezamos a leerlo con dos años, pero sigue triunfando Navidad tras Navidad.


-Las luces de Belén: otro cuento con luces, otro cuento en el que se narra la historia más cristiana y clásica de la Navidad (cómo José y María llegaron a la Posada, cómo se apareció un ángel a los pastores) de una forma sencilla y amena, y creando un cuento muy bonito. A partir de tres años. 



-La historia de la Navidad, editado por Combel: este cuento me gusta mucho porque es un belén (aunque no soy religiosa, me encantan los belenes) hecho cuento. Se trata de un libro  que, ahora sí, aborda la historia de la Navidad desde su punto de vista más tradicional y religioso, pero de una forma muy amena y llamativa: todas las páginas son pop-up, cada una con una escena distinta de la historia del nacimiento de Jesús. Es muy bonito, y creo que se puede leer a partir de los tres años.



-Navidad desplegable, editado por Usborne. Súperchulo, para niños de unos dos-tres años, muy visual (en cada página hay un pop up), con frases cortas y simples pero tampoco diminutas, y lleno de color y motivos navideños: muñecos de nieve, elfos, renos y el árbol de navidad. 


-Calle Navidad. Esta fue la elección de cuento navideño que hice para mi hija mayor el año pasado (tenía cuatro años), y qué feliz me hizo comprarlo. En su día, mi hija fue muy fan del "cuento original" en el que se basa este libro, es decir, su versión no-navideña: La Calle Mayor (no en vano, lo incluí en mi lista de cuentos favoritos para los 2-3 años) del que ya os he hablado varias veces). Se trata de un un divertido libro-juego en formato acordeón, que se abre y que, además de leerlo también sirve para jugar. Pues bien, esta es su versión navideña, y me parece una idea MARAVILLOSA (GRACIAS editoriales por apostar por historias de este tipo, de verdad), porque es como la vida misma: la calle por la que vamos todos los días, la que ya conocemos, se viste de Navidad, se transforma. Además, al igual que el libro original, es también en formato acordeón, con lo cual el libro se puede desplegar y puedes jugar, literalmente, a ir por la Calle Mayor decorada de Navidad, coger tus muñecos, que entren a una tienda y a otra, ponerlo como escenario de fondo para tus historias... Mil cosas. Incluso dejarlo abierto por casa como parte de la decoración navideña (nosotros, de hecho, el año pasado lo pusimos debajo del árbol y quedaba precioso). 


-Arce, Sauce y el árbol de Navidad. Ay, qué cuento más bonito. Y además, es un dos por uno total, ojo ahí: sirve para trabajar la relación entre hermanos y, además, como cuento Navideño. Dos hermanas van a comprar, por primera vez en su vida, un abeto navideño real, y, como es normal, están muy emocionadas. Pero al llegar a casa... ¡una de ellas es alérgica al abeto! La forma que tienen de solucionarlo es muy bonita. A partir de dos años. 


-Feliz Navidad, Elmer. Si vuestros hijos son fans del elefante más adorable de la literatura infantil, este cuento les gustará. Una historia donde Elmer vuelve a demostrar que es todo buena gente y diversión. Para a partir de 4 años, diría yo.


-Sueños de nieve, editado por Kokinos. Es imposible hacer una recopilación de cuentos navideños sin nombrar este clásico del inconfundible Eric Carle. Es un cuento muy bonito que también hemos leído alguna vez en la biblioteca. Me gusta porque tiene un aura de misterio -¿el personaje es o no es Papá Noel?- a la vez que me parece bastante cálido, como acogedor y familiar, ya que el granjero, aunque lleva una vida bastante solitaria, también parece muy feliz en la tranquilidad de su pequeña granja. A partir de tres años.


-Una carta para Papá Noel: un cuento que divertirá mucho a los niños. Papá Noel tiene una auténtica emergencia navideña -una niña le ha escrito una carta pidiéndole un regalo, pero justo la parte en la que dice qué regalo quiere, no se puede leer- y veremos cómo la resuelve. El libro tiene un formato muy divertido en el que los niños participan: está la carta que ha escrito la niña, que hay que abrirla y leerla, se abren paquetes con regalos... es muy chulo. A partir de tres años.



-La soledad del árbol de Navidad: un cuento sencillo pero con una magia especial. De esos cuentos que tienen un ambiente acogedor a la par que misterioso. Este álbum ilustrado cuenta la historia de un árbol que está solo en una colina, triste, porque todos los demás abetos han encontrado un hogar. Alguien muy especial irá a por él y lo colocará en un lugar muy importante. Escrito en verso, es un cuento que atrapa. A partir de tres años. 


- El CascanuecesUn clásico. Este es un cuento que mi hija y yo hemos leído muchísimo, y no sólo en Navidad, ya que estaba en la biblioteca a la que siempre íbamos donde vivíamos antes.y siempre lo cogíamos. Es un cuento muy chulo, con música original del ballet de Chaikovski, lo que lo hace muy especial. En general, a casi todos los niños les encanta (recuerdo cuando lo leíamos en la biblioteca y empezaba a sonar la música, los niños de alrededor se acercaban y al final acababa siendo una lectura colectiva casi siempre). Aunque no es un cuento que explique específicamente qué es la Navidad, sí se desarrolla en Navidad, y aparecen los niños poniendo el árbol, los regalos, y en general todo se desarrolla en invierno, con lo cual, yo creo que encaja bastante bien en la categoría. En teoría es para niños mayores pero, ya os digo, yo lleva "leyéndolo" a mi hija desde que tiene un año. El Cascanueces es, además, un ballet que suele representarse recurrentemente en la época navideña, así que, en niños más mayores que ya estén preparados para aguantar las horas que dura un ballet, puede ser una sorpresa chulísima: leer el cuento unas semanas antes y luego ir al ballet. Planazo, ¿verdad? Yo ahí lo dejo. 


-Cómo esconder un león en Navidad: ya os he contado alguna vez por Instagram que, en casa, mi hija mayor es fan de la colección Cómo esconder a un león (de hecho, nuestro favorito no es el original, el primero de la colección, sino Cómo esconder un león en la escuela, pero bueno). Pues aquí tenemos una nueva aventura de Iris y su león, que, como siempre, es una historia de amistad, diversión y travesuras. A partir de tres años. 



-El hombre palo. No me puedo creer que este fantástico cuento navideño no hubiera salido todavía en mis ya tradicionales post de cuentos navideños. Bueno, me lo puedo creer por una sencilla razón: yo no lo conocía el año pasado al escribir esto, porque de haberlo hecho, os aseguro que lo hubiera incluido. Qué cuento más bonito, más divertido, con un mensaje más precioso… es un cuento que sorprende, porque, realmente, hasta el final no te das cuenta de que es un cuento navideño, pero cuando lo acabas de leer te quedas como con una sonrisa en la cara. Es, de verdad, espectacular (no es de extrañar firmándolo quien lo firma, los creadores de clásicos tales como El Grúfalo o Cómo mola tu escoba). A partir de 3 años. 


-La fábrica de turrón. Otro cuento, sorpresa, delicioso, y nunca mejor dicho. La Navidad no es solo decorar, poner el árbol, escribir la carta o salir a ver las luces. La Navidad también es, y más en nuestro país, gastronomía, dulces navideños. Y cómo no, turrón. En este cuento, con unas ilustraciones y un ambiente exquisito, nos adentramos en el bosque, donde hay una fábrica de turrón regentada por unos gnomos. Pero sucede algo inesperado: varios animales se van colando para robar el turrón, hasta que Papá Noel encuentra una solución. Un cuento cálido, divertido, distinto a los demás pero, a la vez, muy navideño. A partir de 3 años. 


-El copo de nieve, Un cuento muy, pero que muy bonito, por todas las cosas que enseña: la primera, el placer de estar dando un paseo y observar a nuestro alrededor (parece cosa menor pero es algo que cada vez hacemos menos). Después, enseña a los niños que comprar algo no nos hace más felices, y que, muchas veces, disfrutamos más buscando segundas opciones, alternativas, pensando qué podemos hacer. Y bueno, al final el cuento es muy bonito porque es seguir el viaje que hace un copo de nieve que no quiere caer al suelo. El copo de nieve va volando por ahí, arrastrado por el viento y al final... acaba en un lugar muy especial. Os recomiendo muchísimo, de verdad, si tenéis niños de tres años en adelante, que le echéis un vistazo a este libro. 


-El cartero simpático en Navidad: por fin, por fin, POR FIN mis plegarias han sido escuchadas y esta maravilla de la literatura infantil ha sido traducida al castellano. Ya lo pedí en este mismo post el año pasado, así que, permitidme que me crea que las editoriales no han podido resistirme a mi influencia en el mundillo (jajajajajaja me meo) y han accedido a mis peticiones. Me lo tomo como una pequeña victoria personal. Obviamente, ni qué decir tiene que ha sido mi elección de cuento navideño para mi hija mayor de este año, ya que lo estaba esperando como agua de mayo, y porque justo el año pasado le regalamos "el original" por su cumple, y lo ha disfrutado mucho durante todo este año. No tiene ni idea de que existe la versión navideña, y cuando lo vea, va a alucinar. Y bueno, qué decir... es un sueño hecho cuento. Es el tipo de cuento que, si te leen de pequeño, recordarás toda su vida y querrás leer a tus hijos. El libro narra el viaje de un cartero en Navidad repartiendo postales navideñas a un montón de gente. Hasta aquí todo ok, pero la cosa mejora si os digo que, primero, las ilustraciones son muy bonitas, segundo, el texto es muy poético, y tercero, las casas en las que va repartiendo las postales navideñas no son de gente normal, sino de personajes míticos de cuentos infantiles tradicionales. Precioso. Pero es que si encima os digo que el cuento incluye las postales navideñas reales, con sus sobres y todo, ya os quedáis locos (o igual así no suena tan espectacular, pero cuando ves el cuento creedme que lo es). Como es de imaginar, las postales son preciosas, y encima muchas de ellas incluyen juegos para hacer en Navidad, puzzles, desplegables... mil cosas. Os aseguro que es un tesoro de cuento, un regalo de esos de los que no se olvidan. Ademá, el cuento sirve de excusa perfecta para recuperar con vuestros hijos la mal perdida tradición de mandar postales de Navidad, algo que todos los años hacemos en casa y nos encanta. En cuanto a la edad, diría que es a partir de cuatro años.

-El gran libro de los regalos mágicos . Un cuento divertido porque básicamente es un listado de regalos absurdos pero geniales que a los niños les gustaría pedir por Navidad. A mí me gusta porque invita a reflexionar sobre lo absurdo del consumismo, dándonos cuenta de que lo importante de la Navidad no son los regalos. Y además, si se juega a inventarte tus propios regalos imposibles, se hace un ejercicio de imaginación y lenguaje superinteresante. A partir de cuatro años.


-Cuento de Nochebuena: ¡por fin han traducido este cuento! Se trata del clásico “The Night before Christmas”, de Moore, que seguramente habréis visto muchas veces por ahí y que además tiene su versión en película. Me gusta especialmente porque las ilustraciones son preciosas, como antiguas, de una Navidad clásica. Creo que es un cuento muy bueno, para lectores más avanzados, como de siete años en adelante. 

Cuentos de Navidad en inglés


-Listen to the Christmas Songs. ¿Qué sería de la Navidad sin villancicos? Concretamente, a mí me encantan los villancicos en inglés. Y este cuento está muy bien porque no sólo hay música, sino también letra: en cada página un niño o una niña canta el estribillo de algunos de los villancicos más míticos en inglés. Es un cuento muy bonito y además viene genial para practicar inglés con los niños, porque la verdad es que se les entiende estupendamente. 



-Dear Santa: del mismo autor que el mítico Dear Zoo, un cuento que está muy chulo si vuestro hijo está en esa edad en la que le encanta abrir cuentos con pestañas, es decir, entre los 12 y los 24 meses. Se trata de una sucesión de paquetes de regalo que el niño irá abriendo, el problema es que el último regalo, el regalo "definitivo" es un perro, y esto, la verdad (lo de regalar animales), no me encanta. Pero bueno, por lo demás, el cuento está muy bien. 


-Busy Santa. Un cuento muy divertido en el que lo de menos, creedme, va a ser el idioma, porque vuestro hijo no va a tener ningún interés en que le leáis el cuento. Al menos no en un primer momento, ya que se trata de un libro "con circuito", es decir: el cuento tiene como unos raíles por los que tú vas llevando a Papá Noel en su trineo. Chulísimo para los 2 años, por ejemplo. 



-Silent night. Este libro me vuelve loca. Se trata de un libro en inglés cuya letra es muy muy sencilla: no es más que la mítica letra del villancico que en español vendría a ser "Noche de Paz", con lo cual, el tema del idioma tampoco es un impedimento, porque el texto es muy fácil. Me gusta muchísimo por muchas razones: primero, porque es un libro que obviamente se cuenta cantado, que es algo de lo que, ya sabéis, somos muy fans en mi casa. Segundo, porque es un libro precioso, muy bonito, con unas ilustraciones muy coloridas. Y tercero, pues por lo que cuenta, el nacimiento de Jesús, pero que en realidad podría ser la historia del nacimiento de cualquier niño en aquella época y en aquel lugar, y esto es muy importante, porque se trata, creo, del primer cuento que veo en el que salen los personajes de Jesús/ María y José sin la tez blanca e inmaculada, sino con el tono de piel que tendría cualquier persona nacida en Palestina por aquel entonces. Al final, creo que nunca me había parado a pensar en ello hasta que no vi este cuento, pero el whitewashing que se ha hecho y se sigue haciendo con la Navidad es increíble: evidentemente, si Jesús nació en Belén, ya os digo que blanco y rubio no era. Y su madre tampoco. Y este cuento me ha hecho replantearme eso, y por eso me gusta, pero además, obviamente, porque es muy bonito, como muy maternal, al final es la historia de un nacimiento, de un parto, es como muy tierna y cálida.


-Walk This World at Christmas Time, editado por Big Picture Pr. Este cuento es un viaje navideño por el mundo con un diseño muy chulo, como ya podéis ver con el estilo de la portada. En cada página aparece un lugar distinto y nos dan datos sobre cómo se celebra allí la Navidad. Es una especie de adivina - adivinanza alrededor del mundo sobre la Navidad. Además, a pesar de ser en inglés, tiene poco texto y el que tiene es asequible complementándolo con las imágenes, por lo que tampoco hay que ser un lector demasiado avanzado para poder leerlo. El cuento tiene un "original" que es el mismo concepto: una vuelta alrededor del mundo pero "normal", sin que sea Navidad.  


-Red & Lulu. Ay madre mía, qué cuento más bonito. Me gusta por muchísimas cosas: primero, por lo bonito que es. Segundo, porque su ambiente navideño es exquisito. Se desarrolla en Nueva York, que es una ciudad que, creo, en la mente de muchos de nosotros, es de lo más navideña, porque así nos los ha enseñado Hollywood. Y tercero y más importante, porque nos habla de que lo importante de la Navidad no son las cosas que tenemos, sino las personas con las que la pasamos. 



-Amazing Peace. Cuando supe que este cuento existía, me enamoró perdidamente.  Maya Angelou, escritora y activista estadounidense, escribió el poema "Amazing Peace", que conforma el texto de este libro, y lo leyó públicamente en el encendido del árbol de La Casa Blanca allá por el año 2005. Y ese himno por la paz se ha convertido en este maravilloso cuento, que tiene unas ilustraciones deliciosas (podría quedarme a vivir en los escenarios y el ambiente que muestra) y que nos anima a que la Navidad sea eso, un tiempo de paz y de encuentro con todas las personas, sean como sean, crean en lo que crean, y piensen lo que piensen. 


Y hasta aquí mi tesis de cuentos navideños. Espero que os haya gustado y os haya inspirado a leer cuentos navideños con vuestros niños, os aseguro que le van a encantar porque los leeréis durante esos días que la Navidad lo inunda todo, y por tanto, saldréis a la calle y por todas partes veréis cosas de las que habéis hablado en los cuentos, y esto mola mucho.

Sin más, me despido por aquí. No voy a desearos Feliz Navidad todavía porque aún es demasiado pronto, y lo haré, llegado el momento, por las redes, obviamente. En su lugar os deseo un feliz proceso de elegir qué cuentos navideños leeréis con vuestros peques. Ojalá mis recomendaciones os sirvan. Yo las compraría todas, pero va a ser que no. Aunque oye, poco a poco, año a año, igual voy haciendo la colección casi entera (seguro que no, porque cada año descubriré cosas nuevas y esto será el ciclo sin fin). Sin más, me despido ya, que es hora. Gracias a los que hayáis llegado hasta el final.



Un abrazo,


Clara.


Si has leído este post, quizás te interesa...




Comentarios